Edición Impresa

Después de años de recesión y crisis, España muestra señales de crecimiento

La economía española parece haber dejado atrás dos años de recesión profunda y continuará creciendo, aunque de forma leve en los próximos trimestres, según economistas y académicos.

Domingo 27 de Octubre de 2013

La economía española parece haber dejado atrás dos años de recesión profunda y continuará creciendo, aunque de forma leve en los próximos trimestres, según economistas y académicos. De esta forma, y luego de casi dos años de duro ajuste fiscal, el gobierno del conservador Mariano Rajoy parece estar viendo la luz al final del túnel.

   El catedrático de economía de la Universidad de Granada, Santiago Carbó, sostiene que el PBI español seguirá creciendo, si bien ve improbable que sea un crecimiento superior al 1%, al menos hasta 2015 inclusive. Carbó señala que, en principio, no se prevé otra recesión a no ser que el panorama internacional cambie o se produzca algún “fiasco institucional” en Europa o Estados Unidos, algo que, a su juicio, de momento no parece que vaya a pasar. Respecto a la evolución del desempleo, prefiere esperar al desarrollo de los dos próximos trimestres, “que tienen un componente estacional generador de actividad económica menor”. Carbó resalta en que los verdaderos efectos de la reforma laboral de Rajoy se verán a largo plazo y subraya que sin ella habría peores datos de “paro”. En cualquier caso, pide una reforma laboral aún más ambiciosa, por ejemplo, con contrato único y mayor flexibilidad.

   El desempleo descendió en España en 72.800 personas en el tercer trimestre del año, hasta los 5.904.700 desempleados, la mayor caída desde que comenzó en 2008 la grave crisis económica, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados esta semana. La tasa se sitúa ahora en el 25,98 por ciento tras bajar 28 centésimas respecto al segundo trimestre del año. Según los datos del INE, no se registraba un descenso del desempleo tan elevado en un tercer trimestre desde 2005.

   En cuanto a la actividad económica, la economía española abandonó la recesión en el tercer trimestre del año, tras crecer un 0,1% entre julio y septiembre, según las estimaciones del Banco de España recogidas en su boletín económico de octubre. “La economía española prolongó la mejora gradual que se viene observando desde principios de año, en un entorno caracterizado por un cierto alivio en las tensiones financieras y una mejora de la confianza”, explicó la autoridad monetaria.

  El profesor de Relaciones Laborales Sandalio Gómez asegura que si se analiza el crecimiento del 0,1 % del PBI del tercer trimestre y se compara con los dos anteriores, “se observa que la situación va mejorando poco a poco tanto en datos reales como en expectativas”. En su opinión, “hay algo de cambio estructural”, que hace posible que la economía vaya progresando, y añade que no hay peligro de volver a caer en la recesión porque las expectativas indican lo contrario. Considera que en la caída del desempleo influyen factores estacionales, pero que ya venía disminuyendo desde febrero y destaca el papel de la reforma laboral en la creación de empleo. Sandalio Gómez cree necesario impulsar el trabajo a tiempo parcial, al tiempo que hace hincapié en que mientras en España este tipo de trabajo representa el 16% del total, la media europea es de 26 %.

Trimestres clave. Por su parte, el subdirector de la Fundación de Economía Aplicada (Fedea), José Ignacio Conde-Ruiz, afirma que el PBI seguirá siendo positivo en los próximos trimestres. Opina que España ha salido de la recesión pero no de la crisis, y subraya que indicadores como la inversión, la entrada de capitales o la producción industrial no anticipan que se pueda crear empleo neto. Conde-Ruiz augura una caída de la ocupación en el último trimestre de 2013, pero predice que 2014 será mejor en términos de empleo. Por su parte, el director de análisis económico de la IE Business School, Rafael Pampillón, destaca que el crecimiento que ha empezado a experimentar la economía española se asienta sobre bases “muy firmes” y un nuevo modelo productivo centrado en la exportación de bienes y servicios. El problema de este modelo exportador, admite Pampillón, es que no va a absorber la abundante mano de obra de baja calificación hoy desempleada por la crisis de la construcción y otros sectores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS