Edición Impresa

Desde mañana, el boleto del colectivo urbano costará 5 pesos

El tema se destrabó por el apoyo de dos ediles radicales. Habrá más sanciones a las empresas que incumplan higiene y frecuencias.

Viernes 19 de Diciembre de 2014

A partir de mañana, el boleto de colectivo costará 5 pesos. El aumento fue aprobado anoche por el Concejo en una ajustada votación que terminó igualada y que desempató con su doble voto el presidente del cuerpo, el socialista Miguel Zamarini. El acuerdo llegó al caer la tarde, cuando los radicales María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale decidieron acompañar la suba tarifaria. A cambio, lograron que el oficialismo acepte su propuesta de incrementar sanciones a las empresas de transporte que incumplan frecuencias, higiene e información a los pasajeros. Además, se flexibilizarán las exigencias para acceder al medio boleto universitario.

El decreto que se votó cerca de la medianoche establece que la nueva tarifa entrará en vigencia a la cero hora del día de la promulgación de la norma. En el municipio confiaron a La Capital que la intendenta Mónica Fein dará hoy ese paso administrativo, con lo cual mañana regirán los nuevos valores.

La tarifa básica pasará a costar 5 pesos, el boleto de uso frecuente de entre 40 y 79 viajes cargados será de 4,25 y, para las cargas superiores a 80 viajes, se fijó en 4.

Además, el cambio justo con monedas costará 6 pesos y el medio boleto estudiantil y universitario se estableció en 2,50.

De ese modo, en la última sesión del año el oficialismo consiguió sancionar la suba del boleto. Tuvo que dialogar varias semanas con otros bloques para sumar los votos que le permitieron llegar al desempate, tras una trabajosa negociación política.

La fumata blanca llegó cuando Schmuck y Chale, quienes formalmente todavía comparten bancada con Jorge Boasso, acordaron con la plana mayor del Ejecutivo los términos del acompañamiento.

Hasta el mediodía ambos ediles habían declarado públicamente que no estaban dadas las condiciones para aportar su voto al incremento. Reclamaban no sólo retocar tarifa sino incluir mejoras en la prestación del servicio.

Por eso, pusieron sobre la mesa tres exigencias: sumar puntos de recarga para la tarjeta magnética en los barrios, flexibilizar los requisitos para acceder al medio boleto universitario que debutó en noviembre pasado y potenciar el control municipal sobre las empresas de transporte para que mejoren el servicio.

En ese sentido, el planteo consistió en incrementar de 2 mil a 50 mil pesos las sanciones por reincidencia en los incumplimientos en las frecuencias exigidas por pliego (entre 5 y 15 minutos durante el día), higiene e información sobre recorridos y paradas a usuarios.

"Terminamos acompañando porque se aceptaron nuestras propuestas para no sólo ajustar la tarifa sino mejorar el servicio que usan los pasajeros", explicaron Schmuck y Chale a este diario.

Los ediles radicales agregaron: "Votamos también con responsabilidad institucional, porque el fantasma de un paro de transporte por falta de pago del aguinaldo y el bono de fin de año a los choferes estaba a la vuelta de la esquina".

También se avaló un planteo para que el municipio estudie la factibilidad de implementar un trasbordo gratuito entre líneas que tengan como destino final la ciudad universitaria (La Siberia).

Aceptadas esas solicitudes, el Frente Progresista sumaba diez votos. Pero ya tenía comprometido el apoyo del justicialista Osvaldo Miatello, quien había conseguido que prosperara su planteo para que las franquicias del sistema las financie el municipio y no los pasajeros, lo que reduce el costo del pasaje en unos 25 centavos.

Además, el peronista Carlos Cossia ya había anticipado su apoyo con lo cual, el oficialismo llegó a doce avales a la crucial votación. En contra votó el resto del arco opositor: el kirchnerismo, el cavallerismo, Iniciativa Popular y el PRO con sus nuevos aliados.

La oposición cuestionó a la Intendencia por las "sistemáticas subas de la tarifa" sin mejorar el servicio, generando que muchos pasajeros se bajen del colectivo.

La votación terminó igualada en doce y Zamarini, socialista crítico de la gestión Fein, desempató a favor del Ejecutivo con su doble voto. De ese modo, le puso fin a semanas de eternas negociaciones y dio inicio al receso hasta febrero.

En paralelo, la Legislatura aprobó un fondo provincial para el transporte, que aportará 30 millones anuales para Rosario.

Durante la sesión de ayer, el Concejo avaló un convenio entre la Intendencia, la Secretaría de Energía de Santa Fe y el Banco Municipal que permitirá una virtual capitalización indirecta de la entidad crediticia.

El banco recibirá de la provincia 15 millones de pesos de aporte financiero reembolsable como aporte de capital para que, como agente financiero del municipio "instrumente una línea de financiamiento de 50 millones de pesos para financiar proyectos productivos relacionados con energías renovables dentro de Santa Fe".

Asimismo, el Ejecutivo quedó facultado para afectar automáticamente los fondos que le corresponden al municipio de coparticipación provincial como garantía de pago del convenio.

El proyecto se votó sobre tablas con mayoría especial. La oposición cuestionó al oficialismo por no haber debatido "como correspondía" el tema en las comisiones respectivas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario