Edición Impresa

Desconcierto en los productores por una resolución de la Afip

Lo que se debe tener en cuenta sobre el nuevo régimen de información que implementó el organismo sobre el negocio de los futuros.

Lunes 14 de Enero de 2013

Quienes estamos desde hace años trabajando con el objetivo de que los productores tomen conciencia del riesgo que corren por la volatilidad de los precios, y de que tienen en los mercados a término herramientas para mitigarlo, nos sorprendió el impacto que ha tenido el régimen de información que la Afip planteó en la resolución general 3.421/2012.

Muchos operadores, alentados por los intermediarios que no terminan de comprender la norma, generaron sobresaltos y desánimo. Si bien hasta que no esté más clara la instrumentación del régimen, es lógico postergar operaciones, parece excesivo generar pánico en cuanto al impacto que podría tener este sistema registral.

Esta norma establece la obligación de informar cada movimiento realizado en forward, futuros u opciones, indicando si se trata de operaciones de cobertura o de especulación, orientado a un correcto encuadre impositivo. Este trámite debe realizarse en los 10 días hábiles posteriores a la operación, y además acompañarse con los documentos respaldatorios de la operación en un archivo PDF.

Más allá de que parece excesivo que se informen las operaciones diariamente, que haya que subir un PDF en el caso de mercados institucionalizados o donde se registran los boletos de los negocios forward, y que pareciera más sencillo que fueran los propios mercados o los intermediarios intervinientes quienes subieran los datos, lo cierto es que esto no implica ninguna traba real para la operatoria, sólo que al no estar disponibles los aplicativos para instrumentar la presentación de la información, hay cierto grado de expectativa que se superará una vez que se gane en experiencia.

Lo importante es aclarar que el objetivo de esta información es que la Afip pueda determinar a ciencia cierta que operaciones son de cobertura y cuales no lo son. La razón de esta distinción es el tratamiento impositivo que se le dan a los resultados. Para determinar el impuesto a las ganancias se toman todos los resultados relacionados con la actividad y se netean. De esta forma los gastos de cobertura son deducibles del impuesto a las ganancias, pero los de especulación no están relacionados con la actividad principal y por lo tanto no son deducibles.

El sistema de información aclara los parámetros para que se entienda que las operaciones con derivados son de cobertura:

•Que apunten a reducir el impacto de las fluctuaciones de precio en los resultados de la empresa.

•Posea vinculación directa con la actividad principal de la firma.

•Este hecha por volúmenes y en tiempos que estén relacionados con la actividad.

•Se encuentre explícitamente identificada como operación de cobertura desde el inicio.

Pensando en un productor que vende forward, futuros o compra opciones de venta como seguro de precio mínimo a cosecha, todos estos extremos se cumple, por lo que no hay nada que temer. Es más esta resolución permite estar seguros de que el día de mañana no habrán cuestionamientos cuando el impuesto a pagar se vea reducido por los gastos de cobertura, algo habitual en el caso de quienes utilizan la herramientas de los seguros de riesgo precio.

 

Aspecto a tener en cuenta. El régimen de información se aplica tanto a las operaciones realizadas por medio de los mercados a término como los que se realizan por fuera de los mismos, como ocurre con los negocios forward.

•No se genera ninguna barrera a la operatoria forward, futuros u opciones, sino que se agrega un trámite administrativo. El mismo tendrá su costo, pero el beneficio que reporta la mitigación del riesgo precio lo justifican totalmente.

El problema es que no está claro cómo será el trámite al no estar disponible el aplicativo en cuestión.

•El régimen apunta a evitar una forma de elusión del impuesto a las ganancias generando pérdidas por medio de instrumentos derivados cuando no corresponden.

•Por ejemplo si un productor tiene una ganancia de $100.000, debería pagar $35.000 de impuesto a las ganancias. Pero si compra un "t" (seguro de precio a la baja) pagando un costo de primas de $60.000 reducirá esa ganancia a $40.000 y sólo pagará $14.000 de impuesto a las ganancias. Esto es legal, lo que ocurre es que en ocasiones empresas que no tienen exposición al riesgo precio, toman estas operaciones solo para reducir el impuesto a pagar, y en ocasiones lo hacen con operaciones ficticias.

•El régimen de información implica que todos los datos de la operación deben declararse si se trata de cobertura, definiendo que lo serán siempre que las operaciones reduzcan el riesgo, estén relacionadas con la actividad principal, tengan una relación en cuanto a volumen y momento relacionada con la actividad principal, y se identifique desde el inicio la operación.

La reacción de muchos operadores del mercado de granos fue cesar la operatoria en el mercado a término a raíz de esto, lo cual es excesivo a todas luces. Además con el mismo criterio tampoco deberían realizarse operaciones forward.

Sí es entendible que para no tener que estar experimentando sobre la marcha, se aguarde hasta que estén disponibles y testeados en las práctica los aplicativos.

•Los mercados y los centros que nuclean a intermediarios están pidiendo aliviar la carga administrativa sobre el contribuyente permitiéndoles a ellos proveer la información en cuestión, pero lo que no está claro es si estas entidades podrían determinar si se trata de cobertura o especulación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS