Edición Impresa

Desbaratan una banda de distribuidores de drogas

En noviembre pasado un megaoperativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) sacó de circulación a Normita o La tía, una de las más importantes vendedoras de cocaína y marihuana...

Jueves 27 de Septiembre de 2012

En noviembre pasado un megaoperativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) sacó de circulación a Normita o La tía, una de las más importantes vendedoras de cocaína y marihuana en los barrios La Cerámica y El Churrasco, en la zona noroeste de la ciudad. Al seguir adelante con la investigación, ayer agentes de la misma fuerza federal le cayeron con todo a sus distribuidores. Fue en el marco de 16 allanamientos que realizaron en Rosario, en Santo Tomé y en la Capital Federal. El saldo del operativo fue de 9 detenidos y el secuestro de 4 kilos de cocaína de máxima pureza, 3 kilos de marihuana, 400 pastillas de éxtasis, 40 troqueles de LSD, varias dosis de ketamina, 6 autos de alta gama, ocho armas de puño y $ 250 mil en efectivo.

La pobreza estructural que rodeaba a las bocas de expendio regenteadas por La Tía nada tenían que ver con muchos de los domicilios allanados ayer, donde residen los distribuidores de la organización. De los 13 operativos que se llevaron a cabo en Rosario, tres fueron en la zona céntrica, dos en el barrio Del Abasto, dos en el barrio Las Heras y los restantes en los barrios Alvear, Hospitales, Pichincha, La Tablada y Saladillo.

En ese sentido, el principal golpe lo dieron en un departamento de 5º piso ubicado en Presidente Roca al 600, a metros del cruce con San Lorenzo. De allí se llevaron los 4 kilos de cocaína, un BMW y un Audi S3. El morador de ese domicilio, un eslabón importante en la cadena de distribución, se mantenía prófugo anoche pero su captura, según los pesquisas, era inminente. La investigación quedó en manos de la fiscal federal Liliana Bettiolo y el juez federal Marcelo Bailaque.

En La Cerámica. El 9 de noviembre pasado, la PSA desplegó un centenar de efectivos en los barrios La Cerámica y El Churrasco, en la zona noroeste de la ciudad, y realizó nueve allanamientos entre los cuales se destacaron los realizados en la comisaría 12ª de barrio Ludueña y en la Jefatura rosarina. Todo había empezado con una denuncia anónima depositada en el "Buzón de la vida" de los Tribunales Federales de la scual se hicieron cargo la fiscal Bettiolo y el juez Bailaque. La pesquisa le fue encomendada a la PSA ante la sospecha de connivencia de la policía provincial para con una vendedora de estupefacientes y su red de distribución.

Y eso quedó comprobado cuando además de La Tía fueron detenidas una docena de personas, entre ellos tres policías. La Tía, según los pesquisas, era la cabeza de una importante red de distribución barrial. Pero faltaban sus distribuidores.

En simultáneo. Ayer, 150 efectivos de la PSA salieron a la calle en forma conjunta para llevar adelante las 16 órdenes de allanamientos rubricadas por el juez Bailaque para dar con la red de distribución que abastecía a Normita. Comandados por el comisionado general Fernando Telpuk, referente del área de Delitos Complejos y Antinarcóticos de la PSA, los uniformados se desplegaron en Rosario, Santo Tomé y la Capital Federal.

En Rosario cayeron seis de los nueve detenidos, otros dos fueron apresados en Santo Tomé y el restante en la Capital Federal. Los investigadores preservaron las identidades de todos los capturados ya que la pesquisa continúa abierta. Sin embargo, adelantaron que son hombres de entre 22 y 35 años además de un sexagenario, que a uno de ellos lo apodan Máscara; y que otro sería contratista de la delegación Villa Gobernador Gálvez de la empresa Aguas Santafesinas, a la que le alquilaría tres camiones cisternas.

Fuentes de la causa confiaron que los detenidos integran "una estructura importante" que se dedica a proveer droga a centros de venta barriales "con una buena logística". La cocaína es elaborada en provincia de Buenos Aires e ingresada a la provincia por rutas convencionales. "La presencia de drogas sintéticas como el éxtasis, el LSD y la ketamina (que no bajan los 100 pesos por dosis en la calle) indican que además trabajaban con una clientela de buen nivel económico", indicó un vocero.

"Una cosa que nos llama la atención a los que no somos de Rosario es que en ningún lugar del país se ven pibes reducidos a la servidumbre y esclavizados vendiendo drogas en búnkers y a la vista de todos los vecinos. Es obsceno. En Buenos Aires eso no pasa porque el mismo barrio o la villa les marca la cancha. Si eso pasa, chau quiosco de drogas", indicó la fuente. Y agregó que "la connivencia de bandas como la de Normita con la policía es muy fuerte".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario