Edición Impresa

Desbaratan un laboratorio dedicado a adulterar combustibles en V. G. Gálvez

El procedimiento, ordenado por el juzgado de Instrucción Nº 3, requirió la participación de policías, bomberos, agentes judiciales, peritos y funcionarios de Medio Ambiente.

Domingo 06 de Octubre de 2013

En un operativo ordenado por la Justicia efectivos de la Unidad Regional II de policía allanaron cuatro propiedades en Villa Gobernador Gálvez y desbarataron tres organizaciones dedicadas a la adulteración y venta de combustibles. Durante las requisas, ordenadas por el juzgado de Instrucción número 3, a cargo de Luis María Caterina, los investigadores descubrieron el funcionamiento de un laboratorio dedicado a “estirar” el combustible, secuestraron gran cantidad de documentación relacionada a tres sociedades que operaban en esa actividad delictiva, camiones y cisternas para el acarreo y detuvieron a cinco individuos, cuatro de los cuales recuperaron la libertad luego de prestar declaración.

   El operativo, que se desarrolló entre las 8 y las 17 de ayer monitoreado por el fiscal Carlos Covani, requirió la movilización de unos 40 agentes entre policías de la División Judiciales, la Brigada de Explosivos y peritos en informática de la URII, además de bomberos y funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia.

   Todo comenzó con la intervención a tres propiedades: una estación de servicios ubicada en avenida San Martín al 1300 de la vecina ciudad en la que la policía secuestró documentación y equipos informáticos para el posterior análisis; otra estación de servicios ubicada en San Martín al 2800 que pertenece a la misma empresa que la anterior y en la cual se encontraron elementos probatorios de actividades delictivas debido a que está en construcción y aún no fue totalmente habilitada para el expendio de combustibles.
  
Sorpresa. Pero la sorpresa llegó cuando los efectivos ingresaron a un terreno cercano que forma parte del mismo terreno en el que está instalada esa segunda estación, sobre Avenida de los Inmigrantes. Allí hallaron una instalación que describieron como “una auténtica destilería de combustibles”.

   Con las precauciones que requería el caso y previo asesoramiento de los especialistas en prevención de incendios, ingresaron al laboratorio en el que encontraron gran cantidad de productos químicos no especificados, alambiques, tubos de ensayo, muestras de combustible, depósitos, cañerías y bombas utilizadas para transvasar líquidos.

   En el lugar, un precario sistema de tinglados y galpones concatenados, había grandes tanques para almacenaje y camiones cisterna dispuestos para la carga y descarga de fluidos. También encontraron manuscritos con fórmulas e indicaciones de proporciones para la fabricación, mezcla y estirado de los carburantes.

   Las autoridades judiciales presentes en el lugar iniciaron las actuaciones correspondientes por defraudación y estafa por adulteración de combustibles y dieron intervención a los agentes de la Secretaría de Medio Ambiente quienes tomaron muestras para determinar la posible infracción a leyes ambientales, ya que se detectó el vertido de fluidos en el sistema de desagües pluviales y cloacales.

   También informaron sobre los hallazgos al juez federal Marcelo Bailaque por la posible infracción a leyes de su competencia.

   Según fuentes relacionadas a la investigación, en el laboratorio se detuvo a un hombre de unos 70 años que se presume que tendría cuestiones pendientes con la Justicia y antecedentes penales. También fueron demorados los dos encargados de las estaciones de servicios y dos empleados que luego de declarar, durante la tarde de ayer, fueron liberados.

   Ahora la Justicia intenta establecer la relación existente entre las tres sociedades dedicadas a la actividad que surge del análisis de la documentación secuestrada.

Una casa fastuosa. Luego de finalizar el operativo en el laboratorio con la clausura de todas las dependencias y el secuestro de los camiones, los investigadores llegaron a una vivienda que catalogaron como “fastuosa”, ubicada en zona rural sobre la ruta nacional A-012 entre las provinciales 21 y 18, que sería propiedad de uno de los socios de las compañías que figuraban en los documentos incautados en los procedimientos anteriores.

   Según la descripción de una fuente vinculada al caso, “la mansión está emplazada sobre un campo de varias hectáreas y en sus cercanías hay una pileta de natación, canchas de fútbol, tenis y básquet”. Allí los agentes que intervinieron se limitaron a tomar fotografías y registrar los datos de los moradores.

   Para los investigadores, los resultados que arrojaron los minuciosos procedimientos de ayer “pueden ser la punta de un ovillo que quizás lleve a determinar el funcionamiento de una gran organización dedicada a esta actividad delictiva con gran alcance territorial”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS