Edición Impresa

Desbaratan otra banda de ladrones rurales que cometía atracos en el sur provincial

Detuvieron a dos hombres y una mujer que asaltaban fincas en pueblos del sur provincial. Hace tres días cayó un grupo similar, hecho confirmado por el Ministerio de Seguridad.

Domingo 22 de Diciembre de 2013

Tres días después de que el Ministerio de Seguridad de la provincia diera a conocer en una conferencia de prensa que se había desbaratado una banda delictiva que robaba en viviendas de distintas localidades del sur provincial, un trabajo conjunto de la División Judiciales de la policía rosarina y la Agrupación de Unidades Especiales (AUE) de la Unidad Regional X, con asiento en Cañada de Gómez, puso tras las rejas a dos hombres y una mujer imputados de liderar otra banda que perpetraba violentos atracos en fincas rurales del sur santafesino, el este cordobés y el norte bonaerense. Según fuentes de la pesquisa, a los apresados se le achacan al menos una decena de hechos y en su poder se secuestraron numerosos elementos robados además de cuatro vehículos, dos de ellos levantados en los golpes cometidos.

Todo empezó en octubre pasado cuando la jueza Delia María Paleari, a cargo del juzgado de Distrito en lo Penal de Instrucción Nº 6 con sede en Cañada de Gómez, abrió un sumario investigativo a pedido de los pesquisas de Unidades Especiales de esa jurisdicción para dar con una banda que cometía robos violentos en fincas rurales "a las cuales entraban a los tiros y de las cuales se iban llevándose los autos de las víctimas además de dinero, herramientas, joyas, electrodomésticos y otros bienes", según confió ayer un vocero de la investigación.

En el marco de la pesquisa, los policías sostienen que el grupo actuó durante el pasado mes de septiembre en Hughes, Alvarez y Cruz Alta (Córdoba), el 11 de ese mes en Casilda, el 17 en Funes, el 28 de agosto en Arroyo Seco, un día más tarde en Labordeboy, el 7 de diciembre en Pueblo Muñoz, el 8 de este mes en Arminda y el 20 de noviembre en Junín (Buenos Aires) donde dos de los integrantes del grupo, cuya identidad no trascendió, cayeron presos cuando huian en una camioneta Chevrolet S10 doble cabina que habían robado en una vivienda rural y que fue recuperada.

La punta del ovillo. Pero el hecho más violento y el que dio pie a la investigación ocurrió en Villa Eloísa, localidad del departamento Iriondo ubicada a unos 30 kilómetros de Cañada de Gómez, donde una familia de apellido Fiori fue brutalmente atacada por los malhechores, quienes hirieron de un balazo en un hombro al dueño de casa y de donde se llevaron una camioneta Ford Ranger además de varias joyas, dinero y otros bienes.

A partir de la intervención judicial, dijeron los voceros, "se llegó a detectar que algunos integrantes de la banda residían en Villa Gobernador Gálvez", por lo que la jueza Paleari le envió un exorto a su par de Instrucción de Rosario, María Luisa Pérez Vara, quien a su vez le dio participación a la División Judiciales de la Unidad Regional II para que actuara en el terriotorio.

"Se hicieron trabajos de escuchas telefónicas, seguimientos y constataciones fotográficas y fílmicas sobre varios domicilios de Villa Gobernador Gálvez, lo que permitió dar con los principales responsables del grupo", aseguró ayer un investigador después de llevar adelante cinco allanamientos en la vecina localidad y detener a dos hombres y una mujer que se sumaron a los ya apresados en Junín el mes pasado después de cometer uno de los atracos.

Responsables. Los allanamientos de ayer a la mañana se realizaron en cinco domicilios de Villa Gobernador Gálvez, pero en sólo dos de ellos la policía tuvo éxito.

En una casa de Comandante Espora y Constancio C. Vigil los pesquisas apresaron a Juan Ramón "Monchi" M., de 31 años, quien sería uno de los líderes de la banda y que tiene un pedido de captura activo de la policía de Villa Constitución por un robo calificado. También fue apresada su pareja, Paola S., de 34 años y empleada de un reconocido hotel del centro rosarino, quien quedó acusada de encubrimiento.

De acuerdo a lo que trascendió, en la vivienda se incautaron los dos autos que usaba la banda para moverse por los pueblos: un viejo Ford Falcon patente RSS288 y un Volkswagen Gol dominio ETM166. Además se secuestraron 10 teléfonos celulares, dos de ellos de alta gama que habían sido robados en los hechos investigados y que seguían siendo usados, por lo que fueron parte de las pistas seguidas para dar con los maleantes; un Nextel; un mp3 y una cámara de fotos robadas en la casa de Villa Eloísa asaltada en octubre; una pulsera de oro tipo esclavas en su estuche y denunciada como robada por una familia de Totoras; unos 10 mil pesos en efectivo y dos relojes de marca que la mujer escondía entre su ropa interior; e infinidad de herramientas industriales y hogareñas que serían producto de los atracos cometidos. Entre esas herramientas, dijeron los pesquisas, hay hidrolavadoras, compresores, un motor de 40 HP para lanchas, baterías de vehículos, gatos hidráulicos para autos, taladros, amoladoras, estéreos y otras tantas cosas.

Como si eso fuera poco, en el Volkswagen Gol estacionado en el patio de la casa la policía halló numerosos precintos plásticos y un cargador de pistola calibre 22, un arma como la usada para atacar a la familia asaltada en Villa Eloísa.

En tanto, en un taller de reparación de motos ubicado en Marcos Paz y Pellegrini, también de Villa Gobernador Gálvez, fue detenido Adrián C., de 35 años, quien sería el socio de "Monchi" en la dirección de la banda de asaltantes. En su poder el hombre tenía documentación de una camioneta Ford Ranger robada en la casa de Villa Eloísa ya mencionada.

Los dos detenidos quedaron adisposición de la jueza Delia Paleari quien les imputó robo calificado en zona despoblada y en banda, privación ilegítima de la libertad, robo automotor, tentativa de homicidio y lesiones graves.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS