Edición Impresa

Desaparecieron hace casi un mes y se presume que están en Rosario

Búsqueda frenética. Una chica de 17 años dejó su casa de Reconquista con su bebé de siete meses el 30 de noviembre pasado. No se las volvió a ver más.  

Domingo 29 de Diciembre de 2013

Florencia Sandrigo tiene 17 años recién cumplidos, una beba que ahora entra en los ocho meses de vida y un paradero desconocido. Desde que dejó su casa de Reconquista el sábado 30 de noviembre, y a pesar de haber llamado a su madre la madrugada del 1º de diciembre diciéndole que volvía al hogar, no se la volvió a ver más.
  Después de reiterados comunicados policiales buscando su paradero, ahora es su madre, Amalia Ferrazzano, quien inició una frenética búsqueda que llevó a conectarse con Rosario y su zona, donde cree que Florencia puede estar.
  La misma presunción la tiene la policía de Reconquista, que mantuvo contacto con la de Rosario, pero hasta ahora las acciones que, aseguran, se desarrollaron no dieron los resultados esperados. Los familiares hicieron todo lo que estuvo a su alcance, y buscan hacer público el caso para dar con las dos chicas.

Con el padre. La joven tuvo a su hija este año producto de una relación con un muchacho un año más grande que ella, aunque la pequeña Alma Catalina lleva el apellido de la madre y vivía con ella y la abuela.
  Según contó Amalia a este diario, Florencia se fue la noche del 30 de noviembre de su vivienda con la idea, le dijo, de ir a comer a la casa de una amiga. Sin embargo, tal encuentro, sabrían después, nunca se produjo.
  A las 3 de la mañana del domingo la chica llamó a la madre para decirle que estaba en camino. Pero nunca llegó. Después supieron que el llamado se había realizado desde la casa del padre del joven, que vive en la misma zona de la madre de la chica.
  Amalia está convencida de que en el medio de esta doble desaparición estaría el padre de la pequeña Alma, Isaías Miguel L. G., de 18 años, un joven sobre quien pesa hoy un pedido de detención librado por la Justicia de Reconquista (ver aparte). “El chico tuvo problemas con la ley y hasta estuvo detenido en octubre. La policía —relató la abuela de Alma— nos dijo que ese muchacho estuvo en Reconquista el 30 de noviembre, yo creo que es muy probable que haya encontrado a mi hija y la haya llevado a otro lugar, ya sea convenciéndola de que se fuera con él o por la fuerza”, especuló.

Más juntos que nunca. Los padres de Florencia, Amalia y Milton Sandrigo, están separados. Pero en esta búsqueda están más juntos que nunca. Y también en la desesperación.
  “Estamos en fojas cero. Nos comunicamos con la policía, interviene la Justicia, hablamos con el Ministerio de Seguridad, con Missing Children. Hicimos 1.300 kilómetros en un día hasta Correa para ver si la encontrábamos ahí, estuvimos con la policía del lugar. Agotamos todos los medios”, dijo con angustia Milton, y aseguró que su hija no lo llamó. “Hubo sólo un contacto con la madre la madrugada en que se fue. Fue una conversación fría, y después, nada”, recordó.
  Para el padre, la investigación ha sido “muy light, muy liviana. No sabemos en qué circunstancia se fueron, teníamos preparado para el domingo 1º de diciembre un encuentro familiar, y Florencia iba a venir con Alma. Esto es todo muy extraño”.
  Milton y Amalia no son personas a las que se pueda calificar de marginales. El tiene 36 años, es maestro mayor de obras y tiene un emprendimiento vinculado a la construcción. Ella, con 35 años, es instructora de pilates.
  La búsqueda iniciada por Ferrazzano y Sandrigo los llevó a la zona de Rosario, especialmente la localidad de Correa, donde reside la madre del joven. “Ella brilla por su ausencia, tampoco se la puede encontrar, por lo que pensamos que lo puede estar ocultando”. Ya hay una orden de detención para Isaías, y el caso está instalado a nivel nacional”, dijo Amalia.
   Según su madre, la chica estaba decidida a seguir su vida en Reconquista con su pequeña hija. Y todo indica que su desaparición no pareció muy premeditada: “Dejó todo, se fue con lo puesto, sin bolso ni documentos, ni el hierro que tiene que tomar la nena el primer año de vida se llevó. Las cosas de la bebé quedaron todas acá. No sé si la convencieron o la llevaron a la fuerza, pero estoy segura que no tenía planeado irse”, dijo.
  Aparentemente, Florencia y Alma no salieron en colectivo de Reconquista, en cuya terminal no hay ningún registro que las tenga como pasajeras, ni tampoco al muchacho.

Publicaciones. Quien también está al tanto del caso es el secretario de Derechos Humanos de la provincia, Horacio Coutaz. En diálogo con La Capital, el funcionario aseguró que no hubo una denuncia formal ante esa dependencia, que es la que publica los pedidos de paraderos, pero que sí hubo comunicación con la familia.

Coutaz recordó que cuando se produjo la desaparición, publicaron un pedido en los medios de comunicación del norte santafesino a solicitud del juez de Instrucción de Reconquista, Virgilio Palud, quien interviene en la causa, pero que esta petición no volvió a formularse. Y manifestó además que desde el organismo a su cargo se evalúa realizar una solicitud de paradero más amplia, que llegue a toda la provincia, algo que podría hacerse la semana próxima.

Algunas fuentes consultadas por este diario deslizaron la posibilidad de una relación compleja entre la joven de 17 años y sus padres, y de que Florencia no quiera volver a su casa. Pero no se trata de eso, de que la chica y su bebé vuelvan a Reconquista. De lo que se trata es de saber si están vivas, y en ese caso, cómo y dónde están. ¿Dejó Florencia su hogar por voluntad propia? ¿Gozan ella y su pequeña de buena salud? ¿Se alimentan bien? Se trata de dos menores que están desaparecidas desde hace casi un mes. Se trata de saber sobre ellas, y de terminar con la incertidumbre y la angustia de los padres de una y abuelos de la otra.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS