Edición Impresa

Derrota electoral de Berlusconi en Sicilia

Silvio Berlusconi no cesa de sumar retrocesos y contratiempos. Ayer, el partido del Cavaliere sufrió una derrota histórica en la región de Sicilia, un bastión del berlusconismo en los últimos 20 años.

Martes 30 de Octubre de 2012

Silvio Berlusconi no cesa de sumar retrocesos y contratiempos. Ayer, el partido del Cavaliere sufrió una derrota histórica en la región de Sicilia, un bastión del berlusconismo en los últimos 20 años. Y contra todos los pronósticos, Sicilia eligió como gobernador al candidato de centroizquierda, un gay declarado y emblema de la lucha a la mafia. A su vez, el movimiento populista antisistema "Cinco estrellas" obtuvo también un resultado espectacular.

Con casi todas las mesas escrutadas (5.218 sobre 5.308) el candidato de centroizquierda Rosario Crocetta alcanzó un 30,40 por ciento de votos, frente al candidato del partido de Berlusconi, Sebastiano Musumeci, que se quedó en el 25,8 por ciento. El partido de Berlusconi, el PDL, dominó cómodamente en Sicilia desde inicios de los 90. Los analistas políticos daban ayer al resultado siciliano un alcance nacional, como síntoma del desplome que experimentan el PDL y la imagen de Berlusconi.

Pero Sicilia trajo más sorpresas. El movimiento antipolítica Cinco estrellas, del comediante Beppe Grillo, recaudó un 18,20 por ciento de los sufragios. Resulta así el partido más votado, debido a que tanto Crocetta como Musumeci se presentaron al frente de coaliciones. El cómico genovés, que arrasó en mayo en los comicios municipales de Italia con sus vibrantes alocuciones contra la "casta política", lideró personalmente la campaña siciliana. Grillo cruzó a nado el estrecho de Mesina, que une Calabria con la isla de Sicilia, para dar comienzo a su campaña.

Pero el dato clave fue el triunfo de Crocetta. "Es la primera vez que un candidato de izquierda es elegido a la presidencia regional y que gana un candidato antimafia. Esto me parece verdaderamente una cita con la historia, no solo un resultado electoral", declaró el propio Crocetta. El candidato tiene un perfil totalmente atípico para la conservadora Sicilia: es homosexual declarado. Pero además fue alcalde de la violenta ciudad de Gela, donde lideró un movimiento contra la mafia, por lo que debe vivir con protección policial permanente. Crocetta, vicepresidente de la Comisión Especial Antimafia de la Unión Europea, se alió con los centristas ex democristianos de Pierferdinando Casini.

Las elecciones sicilianas son consideradas un test nacional previo de las elecciones generales previstas para 2013. El malestar de los electores sicilianos resultó evidente tras la divulgación de la tasa de participación: sólo votó el 47,42 por ciento. Estas elecciones anticipadas fueron provocadas por la renuncia del gobernador Raffaele Lombardo, acusado de "concurso externo en asociación mafiosa" por la fiscalía. Lombardo ganó en 2008 con un abrumador 65 por ciento de votos, y fue hasta 2009 un aliado de Berlusconi y el PDL.

"Para nosotros es un resultado histórico. ¡Hemos ganado en Sicilia, una cosa de locos!", declaró con inusual sinceridad el secretario nacional del Partido Democrático (PD), Luigi Bersani, la principal agrupación de la coalición que impulsó a Crocetta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario