Edición Impresa

Denuncian que un subcomisario maneja una cocina de drogas

Integrantes del Movimiento Evita le apuntaron al jefe de la sub 2ª de Nuevo Alberdi e ingresaron al programa de testigos protegidos.

Jueves 17 de Enero de 2013

Ramón Ferreyra, el padre de los dos militantes baleados en Nuevo Alberdi al quedar en medio de una balacera narco denunció ayer en la Justicia federal que el jefe de la subcomisaría 2ª, Marcelo Mendoza, es quien "maneja una de las cocinas de drogas del barrio".

Ferreyra brindó un pormenorizado detalle de cómo actuaría el narcotráfico en esa populosa barriada de la zona noroeste de la ciudad ante el fiscal federal de San Nicolás, Juan Patricio Murray.

Luego de la declaración, tanto él como sus hijos y las esposas de éstos, unas 14 personas en total, ingresaron en el Programa Nacional de Protección de Testigos, por lo que cambiarán su identidad y se les dará un trabajo y vivienda en otro lugar del país. Algo así como empezar y dar de nuevo, pero lejos, muy lejos de Rosario.

Fuera de Rosario.Según explicó el diputado provincial e integrante del Movimiento Evita, Gerardo Rico, "se tomó la decisión de declarar fuera de la provincia de Santa Fe porque no estaban dadas las condiciones para que la denuncia prosperara". Es más, se mostró muy indignado ya que ningún funcionario provincial se había contactado con él para interiorizarse de la suerte de los militantes baleados.

Trascendió que en la denuncia se dieron detalles de cómo opera la red de narcotráfico en Nuevo Alberdi. Así, se puntualizó que en esa zona de la ciudad seguiría activa una cocina de drogas que "es regenteada por el subcomisario Marcelo Mendoza".

Este oficial también es apuntado desde el Movimiento Evita como "el autor intelectual" de la amenaza que sufrió Ramón Ferreyra horas después de que balearan a sus hijos.

En un comunicado hecho público ayer por el Movimiento Evita se destacó que Carlos Ferreyra, uno de los hijos de Ramón, "detalló el procedimiento, a todas luces irregular, por medio del cual la misma sumariante le tomó declaración en el hospital mientras lo intervenían por las heridas recibidas, sin leerle el escrito antes de firmarlo".

Militancia.Se remarcó además que Ramón es reconocido por su militancia barrial en Nuevo Alberdi desde hace 15 años, por encabezar en los últimos meses el reclamo por las obras necesarias para parar las inundaciones en el barrio y por la reposición de la luminaria pública de la zona, rota por los narcos para poder operar sin sobresalto de noche. Carlos y Ariel, los hijos de Ramón, hacían changas como carpintero y vendedor ambulante, respectivamente, y después de trabajar colaboraban con su padre en la militancia social.

Gastón Arregui trabajaba de albañil de 8 a 18 horas y luego acompañaba a Ramón en sus reclamos y tareas sociales.

Cuando se sumó al Movimiento Evita dijo que lo hacía siguiendo el ejemplo de su madre, militante peronista de Río Gallegos, y de su tío, militante de la UES del Industrial de Santa Fe, desaparecido durante la última dictadura cívico militar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS