Edición Impresa

Delpo peloteó al número uno y ahora va por Djokovic en la final de Shanghai

En la madrugada argentina, a las 5.30, Juan Martín del Potro y Novak Djokovic comenzaban a jugar la final del Masters 1000 de Shanghai, el anteúltimo torneo de esta categoría en el año.

Domingo 13 de Octubre de 2013

En la madrugada argentina, a las 5.30, Juan Martín del Potro y Novak Djokovic comenzaban a jugar la final del Masters 1000 de Shanghai, el anteúltimo torneo de esta categoría en el año. Para llegar allí, peloteó nada menos que al flamante número uno del mundo Rafael Nadal y se aseguró de la mejor manera el pasaje al Masters de Londres.

   A la cita Del Potro llega afinado. Campeón el último domingo en Tokio, venció a Nadal por 6/2 y 6/4 en semifinales, para alcanzar un respetable récord de 7-9 ante los Nº 1 (con tres victorias ante Federer, dos ante Djokovic y dos ante Nadal). Con esta victoria, el argentino ya se aseguró su lugar en el Masters de Londres, aunque queda claro que sus objetivos son más ambiciosos. Ante la ausencia en el circuito de Andy Murray y el irregular momento de David Ferrer, el argentino aspira a terminar entre los cuatro mejores del mundo.

   El tandilense combinó ayer en dosis exactas potencia, velocidad y precisión, lo que le permitió avanzar a la final de Shanghai, extendiendo la semana fantástica que había incluido el título en el ATP 500 de Tokio el domingo pasado. Y se dio el gusto de vencer a Nadal, el mejor tenista del planeta, en una hora y 46 minutos.

   El argentino iba en busca de su primer Masters 1000 hoy desde las 5.30 ante el campeón defensor Djokovic, quien se impuso en la otra semifinal sobre el francés Jo-Wilfried Tsonga por 6/2 y 7/5 luego de una hora y 36 minutos.

   Del Potro tuvo un arranque demoledor ante el mallorquín. Un comienzo que marcó el futuro del partido ante el flamante número uno del mundo. La Torre de Tandil jugó con mucha decisión desde el inicio del partido, con la táctica de ir siempre para adelante y no quedarse a pelotear desde el fondo de la cancha, lo que le permitió sorprender a Nadal. El tandilense mostró el mejor repertorio de su juego, con potentes derechas y seguridad en el servicio ante los que nada pudo hacer el líder del ranking ATP, pero sobre todo que no estaba dispuesto a dejar pasar su oportunidad y con su derecha temible, por momentos impresionante, mantuvo al mallorquín a la defensiva.

Nadal, por su parte, estuvo desconocido. No encontró el camino con el servicio y perdió muchos puntos de saque. El tandilense lo desparramó por la cancha, lo exigió físicamente, lo llevó de un lado al otro de la cancha hasta desgastarlo y doblegarlo.
  Más allá de su resultado en la final, el número uno del tenis argentino aseguró con el triunfo ante el español su ingreso al Masters de Londres, que reunirá desde el 4 de noviembre a los ocho mejores tenistas de la temporada. Un objetivo cumplido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS