Edición Impresa

Delpo crece rápido desde la base

Del Potro le ganó con autoridad a Fabio Fognini, 18º del mundo y primer favorito, a pocos días de reinsertarse en el circuito.

Jueves 15 de Enero de 2015

Muy bien el primer día con triunfo incluido sobre el ucraniano Sergiy Stakhovsky en sets corridos. Mucho mejor ayer, frente al dúctil Fabio Fognini, primer favorito del torneo. Juan Martín Del Potro ya dio muchas más señales positivas de las previstas en su regreso a la actividad. Su potencia, valor inalterable de la Torre de Tandil, sigue sometiendo a los rivales como en los mejores tiempos. Si bien la muñeca todavía molesta y el golpe de revés aún genera cierto temor, los buenos resultados sirven para disimular los inconvenientes que genera la inactividad de casi un año y potencian el deseo irrefrenable de jugar que tiene el mejor tenista argentino.
Por si hace falta marcarlo, se consigna que Fognini y su talento fueron rivales inaccesibles para el equipo argentino de Copa Davis el año pasado.
A cada paso, en cualquier gesto y ante cualquier circunstancia, Del Potro traza distancias siderales con el resto de los tenistas de este lado del mundo. Y por consecuencia, su presencia en el equipo argentino se hace imprescindible para tener aspiraciones en la búsqueda de la Ensaladera de Plata.
Delpo, portador de un ranking ridículo (338º) producto de casi 11 meses sin partidos, se instaló en los cuartos de final de Sydney, torneo en el que defiende el título, tras derrotar a Fognini por 4/6, 6/2 y 6/2 después de una hora y 48 minutos de juego, 11 aces y un 80 por ciento de efectividad en los puntos jugados con el primer servicio.
Esta madrugada (alrededor de la 1.30) enfrentaba al kazajo Mikhail Kukushkin buscando un lugar en las semifinales, pero más allá de ese resultado, el retorno de Juan Martín a los courts bien puede anunciarse con bombos y platillos. Ojo, eso no significa que vaya a ganar el torneo, ni siquiera que se encarama como favorito en el abierto de Australia. Es apenas una referencia directa a la clara muestra de competitividad que ofreció en sus dos primeros partidos desde aquel ya olvidado 25 de febrero de 2014.
Para que la alegría argentina fuera perfecta en Sydney, el correntino Leonardo Mayer, quinto favorito, le ganó al polaco Jerzy Janowicz por 4/6, 6/1 y 7/6 (3) y jugaba hoy (cerca de las 3) con el francés Julien Benneteau. Si Delpo y Mayer ganaban, se enfrentarán en semifinales.

“Jugué mejor que el martes”

“Estoy muy feliz de haberle ganado a mi primer adversario del  Top 20. Tengo que seguir jugando contra este tipo de jugadores,  golpear la bola lo más rápido que pueda y seguir probando”.
La primera frase de Del Potro tras vencer a Fognini fue tan contundente como su juego en los últimos dos parciales.
“Creo que jugué mejor que el martes. Me sentí mejor en la pista, sobre todo al final del partido”, dijo el tandilense bastante sofocado, no tanto por las altísimas temperaturas que azotan por estos días el territorio australiano, sino porque también está adquiriendo ritmo de competencia y a esta altura los ahogos son muy comunes.
El tandilense es el defensor del título y de los 250 puntos de este torneo que se juega sobre cemento y reparte 439 mil dólares en premios.
Pero no sólo eso, Sydney es el paso previo al abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada, que comenzará el domingo en Melbourne.

Schwartzman cayó en segunda ronda

El porteño Diego Schwartzman (58º) quedó eliminado en la segunda ronda del torneo de Auckland,  ante el estadounidense Donald Young  (56º) 2/6, 6/4 y 6/1 en 1 hora y 25 de juego, con lo cual en el torneo neocelandés ya no quedan argentinos tras la eliminación en primera ronda del tandilense Juan Mónaco.
En tanto, el cuadro masculino de la clasificación al abierto de Australia se quedó prematuramente  sin argentinos.
Es que Guido Andreozzi perdió ante el esloveno Aljaz Bedene 5/7, 6/4 y 6/2; Horacio Zeballos frente al rumano Marius Copil 6/4 y 7/5 y  Marco Trungelliti frente al alemán Philipp Petzschner 6/4 y 6/3.
 En tanto,  en dobles Paula Ormaechea y María Irigoyen intentarán avanzar hacia el cuadro principal al enfrentar en la primera ronda de la  qualy a la luxemburguesa Mandy Minella y la china Yi Fan Xu,  respectivamente.
La empresa es muy difícil para un torneo en el que el aporte argentino casi siempre es escaso.
Hasta hace pocos años Wimbledon era el torneo grande con menor presencia argentina, pero desde que los tenistas criollos le perdieron el miedo al pasto, Australia tomó la posta y es el que menos tenistas de este país recibe. Y en los últimos tiempos, salvo casos puntuales (Nalbandian y Del Potro), pierden rápido. w

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario