Edición Impresa

David Gilmour se prepara para volver a tocar en Pompeya

Con su esposa (y letrista) Polly Samson, el guitarrista promoverá en sitios emblemáticos su más reciente álbum, “Rattle That Lock”.

Sábado 09 de Abril de 2016

David Gilmour está de gira, su primer tour en una década, y pasará por Nueva York la próxima semana antes de recorrer Europa en el verano boreal. Con su esposa (y letrista) Polly Samson, el guitarrista promoverá en sitios emblemáticos su más reciente álbum, “Rattle That Lock”. Uno de los sitios que eligieron es el Hollywood Bowl — donde se presentó el mes pasado, por primera vez desde que tocó ahí con Pink Floyd en 1972 — y también tendrán conciertos en el Radio City Music Hall y el viejo anfiteatro de Pompeya en Italia.

   “Eso es algo que habíamos intentado por un tiempo”, dijo Gilmour sobre sus conciertos de julio en Pompeya, donde Pink Floyd tocó sin público para la película de 1972 “Live at Pompeii” (En vivo en Pompeya). “Nunca se ha usado para un concierto desde entonces”, dijo. “Y este sería el primer concierto en ese recinto con público desde que mataban gladiadores hace 2.000 años, es increíble”, aseguró.

   Gilmour se emociona cuando habla sobre su presentación en Pompeya, pero fuera de eso es un hombre con una voz baja y de pocas palabras, quizá como resultado de las décadas que pasó solo en el estudio convirtiendo la inspiración en las canciones que todos conocemos. El número 14 en la lista de “Rolling Stone” de los 100 más grandes guitarristas confiesa tranquilamente que a veces compone en el piano, y que tomó clases de saxo para apoyar cuando su hijo menor estaba aprendiendo el instrumento.

   El famoso guitarrista no tiene una rutina para componer, pero dice que “un pequeño momento de magia” puede surgir en su cabeza en cualquier momento. Graba notas en su iPhone y las revisa después en su estudio. “Sí, paso mucho tiempo trabajando apartado y por mi cuenta”, dijo. Cuando su esposa Polly Samson escribe letras, como en el caso de la canción que da título a su nuevo álbum, también trabaja sola, escucha las piezas una y otra vez con audífonos mientras camina por kilómetros en el barrio costero donde vive la pareja. “Como lo conozco tan bien es muy sencillo que él sea un personaje en mi cabeza y poder ver el mundo como lo ve él”, dijo Samson, una escritora de ficción cuya novela “The Kindness” fue recientemente publicada en Estados Unidos.

   En cuanto a escuchar música, Gilmour prefiere los discos al streaming, y los viejos artistas en vez de los nuevos. “A cada rato espero el nuevo álbum de Neil Young o de Bob Dylan”, confesó. El violero de Pink Floyd se olvida alegremente de los escenarios cuando no está de gira, y disfruta la “vida tranquila” de su familia en Brighton, Inglaterra. “Quién sabe cuándo volveré a una gira”, dijo el músico, que celebró su cumpleaños número 70 en marzo.

   Para esta gira espera “crear un evento donde la gente venga y el momento quede grabado en su memoria, en parte por el lugar en donde se encuentran”, observó. Pero no hay que desilusionarse si los solos de guitarra de sus canciones favoritas de Pink Floyd no suenan exactamente como en los discos. “Dependiendo de lo atrevido que me sienta, me alejo más del original. Si a la gente no le gusta la forma en la que lo hacemos pueden escribir para quejarse”, dijo entre risas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario