Domingo 22 de Septiembre de 2013

Donde más se conserva la costumbre de jugar a las bolitas es en el norte del país.

Son permanentes las visitas a la fábrica de niños, que no se van sin los bolsillos llenos de bolitas y un par de bolsas en sus manos. Todas las escuelas del país están invitadas a visitar la planta.

Las bolitas también son utilizadas por la industria para batir el contenido de aerosoles de pintura, espuma de carnaval y curabicheras, entre otros. También se usan como grava para filtrado de agua y como granalla para bruñir metales en la industria metalúrgica.

 El 70 por ciento de las bolitas se destina a juego y el 30 al sector industrial.

 La venta tiene temporadas alta y baja que coinciden con el período escolar. Cuando cae la venta de las bolitas de juego aumenta la demanda de las industriales.

 Para dar color a la esfera de vidrio y los adornos que se observan en su interior se utilizan minerales y sulfatos como feldespato, cuarzo, cadmio amarillo y rojo, fluosilicato de sodio y manganeso.

En San Jorge hubo tres fábricas de bolitas, ahora sólo quedó Tinka. En Brasil hay tres y en México, una.

 Tinka basa su producción en material reciclado, utilizando botellas y descarte de cristalerías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario