Edición Impresa

Cuba entrega más tierras en usufructo al sector privado

La Habana. — El gobierno cubano amplió el alcance de la entrega de tierras en usufructo y ahora permitirá entre otras cosas que los nuevos productores privados puedan construir casas en sus parcelas.

Miércoles 24 de Octubre de 2012

La Habana. — El gobierno cubano amplió el alcance de la entrega de tierras en usufructo y ahora permitirá entre otras cosas que los nuevos productores privados puedan construir casas en sus parcelas. La Gaceta Oficial de Cuba dio a conocer ayer cinco nuevas normas que ampliarán las posibilidades que hasta ahora tenían esos campesinos, quienes desde 2008 comenzaron a recibir tierras ociosas para explotarlas.

En medio de una crisis mundial que elevó el precio de los alimentos y dejó a Cuba una factura de importación anual en este rubro superior a los u$s1.500 millones, el presidente Raúl Castro lanzó un programa para el uso eficiente de la tierra hasta entonces acaparada por empresas estatales poco productivas o abandonadas por campesinos emigrados a las ciudades.

Las normas buscan "asegurar la continuidad y sostenibilidad de las tierras entregadas en usufructo para favorecer el incremento en la producción agropecuaria, forestal y de frutales", expresó el decreto-ley 300 del Consejo de Estado, firmado por el presidente Castro y que dio lugar a las otras regulaciones de los ministerios pertinentes también publicadas.

Estas leyes flexibilizan y amplían las condiciones de usufructo. Entre las modificaciones está la posibilidad de entregar tierras entre 13 y 67 hectáreas —en dependencia del productor y la disponibilidad— cuando antes el máximo era de 40. Asimismo se permite que los nuevos usufructuarios puedan vincularse contractualmente con granjas estatales o cooperativas ya constituidas a través de las cuales puedan obtener insumos o servicios. Paralelamente la ley autorizó a que los campesinos que tomen esas parcelas a construir en ellas viviendas e infraestructura de mejoramiento, un reclamo de muchos de los nuevos productores, quienes se veían limitados de afincarse en sus terrenos o eventualmente mudar a ellas a sus familias.

También la ley establece una ampliación de la producción incorporando la posibilidad de establecer emprendimientos forestales. La ley ratificó que los contratos de usufructo se realizarán por 10 años si se trata de personas naturales y 25 para las entidades jurídicas como las cooperativas ya existentes que buscan ampliarse.

Desde su puesta en marcha en 2008 hasta mediados de este año el gobierno entregó más de 1,4 millón de hectáreas ociosas o semiexplotadas a productores privados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario