Edición Impresa

Cuatro leyendas de Hollywood decidieron reírse de la edad

“Ultimo viaje a Las Vegas” llega el jueves. El filme reúne por primera vez a algunas de las figuras más taquilleras en una comedia sobre el paso del tiempo.

Domingo 22 de Diciembre de 2013

Cuatro de los monstruos sagrados de Hollywood se reunieron en su madurez por primera vez para rodar “Ultimo viaje a Las Vegas”, una comedia que transcurre en la ciudad del pecado y que se estrena el jueves. Michael Douglas, Robert De Niro, Morgan Freeman y Kevin Kline interpretan a cuatro amigos de la infancia que deciden en sus 70 olvidarse de su edad y revivir sus mejores años cuando el eterno soltero del grupo decide casarse con su novia, a la que dobla la edad. ¿Y a dónde van? A Las Vegas, donde piensan revivir la época dorada de su juventud.

   Sin embargo, cuando los “Cuatro de Flatbush” (una zona del corazón de Brooklyn), como se los conoce, llegan a Sin City, encuentran que el lugar también cambió con el tiempo, y no tardan en comprender que no es la misma ciudad que conocieron siendo jóvenes. Y la amistad que los une tampoco es la misma. El Rat Pack, liderado por Sinatra, reinaba en el Sands Hotel, pero el Cirque du Soleil manda ahora en el Strip.

   ¿Qué posibilidades había de reunir un elenco semejante y cómo entusiasmarlo? “Es curioso pensar que nos cruzamos en numerosas ocasiones, pero que nunca habíamos trabajado juntos. Creo que si llegaban a mandarme la guía telefónica, hubiera aceptado el papel”, bromeó Morgan Freeman, que interpreta a Archie. “Esta película me ofrecía una buena oportunidad para trabajar con mis íconos”, afirmó.

   “Bueno, no es como trabajar con extraños”, añadió Robert De Niro, que encarna a Paddy. “Hay una especie de conexión entre nosotros, sabemos lo que han hecho los otros en sus carreras, y en cierto modo eso ayuda a la hora de trabajar juntos, aunque no sabría explicarlo claramente”, afirmó.

   El actor, que acaba de abrir su propio hotel, Nobu, en Las Vegas, añadió: “Esta película es una comedia que demuestra que se puede disfrutar la vida en cualquier momento, sin importar qué tan viejo sea uno”.

   Michael Douglas, que da vida a Billy, dijo de sus compañeros: “Cuando se juntan cuatro tipos de Flatbush y empiezan a improvisar, las cosas pueden ser divertidas. Cada uno tiene un estilo muy particular, me interesaba ver el resultado. Acabamos por conseguir una mezcla de estilos que se complementan a la perfección”, dijo el actor y afirmó: “Para mí el guión y el director, John Turteltaub , fueron lo más importante a la hora de involucrarme en el proyecto”.

Actores y cómicos. “Uno de los pilares de la película es que ninguno de los actores es conocido por su trabajo para la comedia”, dijo Douglas. Aunque algunos de ellos tuvieron incursiones en ese género, aseguró: “No somos cómicos”. Y aclaró que el guión lo hace todo: “Las palabras hablan por sí mismas; los cuatro llevamos en esta profesión el tiempo suficiente como para saber que esta película iba a ser una fiesta”.

   “Bobby (De Niro) es un gatito a quien le gusta abrazar y dar besos por la mañana. Morgan es un amigo a quien conozco desde hace muchos años y Kevin es un caballero. Entre nosotros no hubo problemas porque nadie se comportó como diva. Además, Jon es un realizador con sentido del humor que sabe exactamente lo que está haciendo”, confiesa.

   Kevin Kline, a cargo de Sam, no iba a desaprovechar una oportunidad semejante: “Me entusiasmó la idea de trabajar con actores a los que admiro desde hace años. Cuánto mejor sea el actor con el que trabajas, mejor actuás”, afirmó. También le interesaba participar en una historia en torno a la amistad. “Me gustó la forma en que el guión enfocaba la amistad; no sólo mostraba las virtudes y los beneficios, sino también los requerimientos y costos de la amistad. Se apoyan incondicionalmente, pero también se machacan mutuamente lo que no les gusta de ellos”.

   Cada personaje está en su mundo y con sus propios problemas cuando comienza el filme. Sam (Kline) está en Florida, sumergido en la prejubilación; Archie (Freeman) se está volviendo loco viviendo con su hijo sobreprotector en Nueva Jersey, y Paddy (De Niro) no supera la pérdida de su esposa en su piso de Brooklyn. Una llamada de Billy (Douglas), un exitoso abogado de Malibú, los saca del agujero cuando les dice que por fin va a casarse con su novia. Deciden reunirse en Las Vegas como lo hacían en su juventud y celebrar la despedida de soltero.

"En una comedia puede llegar a ser difícil definir quién es el antagonista, y a veces no hay antagonista", explicó el director Jon Turteltaub , un especialista en dirigir a algunas de las celebridades en algunas de las películas más populares de las últimas décadas. Entre ellas se cuentan "Fenómeno" (1996), con John Travolta; "Instinto" (1999), con Anthony Hopkins (1999); "Mi encuentro conmigo" (2000), con Bruce Willis; las dos partes de "La leyenda del tesoro perdido" (2004 y 2007), con Nicholas Cage y "El aprendiz de brujo" (2010), también con Cage.

"En este caso -dijo Turteltaub sobre esta historia de cuatro amigos- el antagonista es Las Vegas. Los cuatro llegan esperando algo que ya no existe. Las Vegas ha cambiado mucho desde que estuvieron de jóvenes. Ahora es enorme, ruidosa, divertida. Se ha reconvertido en una ciudad para jóvenes. Los cuatro son como peces fuera del agua, en pleno desierto. Ellos no han cambiado tanto, pero todo lo que los rodea sí".

Michael Douglas está convencido de que los personajes son verosímiles para el público sin que importe su edad. "Mi personaje es Billy, un caballero encantador que no ha madurado. Es un abogado de éxito que se lo ha pasado bien toda la vida y nunca se ha casado. Pero algo le pasa por la cabeza durante el entierro de su socio. Se da cuenta de que es mortal y decide pedirle a su novia que se case con él. Una chica le rompió el corazón cuando los cuatro eran jóvenes y no ha superado su miedo al compromiso", reveló.

Amigos son los amigos. Billy es el que nunca creció, y Paddy el que no quiere salir de su casa. De Niro describe a Paddy como un jubilado que "está en medio de un bajón y no sale de su departamento. Es un poco gruñón. Pero sus amigos lo engañan y lo llevan a Las Vegas por Billy (con el que está enojado)".

Archie no está dispuesto a permitir que Paddy se pierda una oportunidad que puede cambiarles la vida a todos, sobre todo a él. "Archie, mi personaje, está jubilado, vive en Nueva Jersey con su hijo, su nuera y su nieta. Ha tenido un infarto, y su hijo quiere protegerle a toda costa, le impide hacer cualquier cosa por si acaso tiene otro. Le controla, como hacen todos los hijos cuando creen que ya pueden mandar a sus padres. Pero llega un momento en que se rebela y hace lo que cualquier otro padre con un poco de dignidad, se escapa a escondidas cuando se le presenta la oportunidad", señaló Freeman.

Pero los cuatro amigos tendrán un roce extra con la irrupción de una quinta en discordia. Se trata de Diana, una cantante a la que los cuatro conocen cuando llegan a Las Vegas, interpretada por Mary Steenburgen. "Diana es una persona honesta", comentó el director. "Dice su edad sin inmutarse, cuenta que lo pasa mal: «Estoy divorciada, estoy sola, me aburro, pero canto y la paso genial»", la definió.

"Diana es una asesora tributaria de Atlanta que tuvo un matrimonio desafortunado y acaba criando a su hija sola", dijo la actriz. "Pero su hija ya es mayor y se fue de casa. No sabe qué hacer con su vida y recuerda que de joven soñaba con ser cantante. Quizá no tenga una voz soberbia, pero es lo bastante buena como para trabajar en un bar de Las Vegas donde nadie la escuche y ella pueda cantar a gusto", bromeó.

"Es extraño lanzarse a hacer algo nuevo cuando ya se es mayor, pero también forma parte de mi manera de ser", reveló Steenburgen . "Empecé muy tarde con la música en mi vida real. Y estoy convencida de que en la vida hay muchos actos, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto. Basta con tener el valor de aceptarlos".

Primeras ligas. Para Steenburgen, trabajar con Douglas (Billy) era como "actuar con seda, es como la seda. Tiene un toque de la vieja escuela que me recuerda a Sinatra, a Fred Astaire, esos actores. No parece esforzarse y es totalmente creíble".

¿Y con Robert De Niro (Paddy)? "Bueno, mi primer día de trabajo consistió en beberme un café sentada en el banco de un parque y hablar con Bobby. Descubrí algo: que mete al otro actor en la escena porque él está totalmente dentro de su papel. Solo queda dejar que la autenticidad de la escena te envuelva".

Sobre Kevin Kline (Sam), dijo: "Es como un personaje sacado de Dickens. Me encanta. Ama profundamente su profesión". Y añade, acerca de Morgan Freeman (Archie): "Siempre está a punto de hacer una travesura. Es adorable. Basta con su presencia para que todo sea mejor. Nunca deja de cantar".

Hablando de sus compañeros de reparto, de ella misma, e indirectamente de la trama del filme, comentó: "A nuestra edad ya no nos preocupa cuál será nuestra siguiente película o todas las tonterías en las que pensábamos a los veinte, treinta, cuarenta años. Ahora nos damos cuenta de la suerte que tenemos, de lo bien que la pasamos, de lo genial que es trabajar con un grupo como éste. Eso es absolutamente fantástico".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS