Edición Impresa

Cuando las tasas deciden

Lunes 06 de Abril de 2009

Un elemento no muy tenido en cuenta a la hora de analizar qué camino privilegian los empleadores para resarcir a los empleados que despiden es el valor de las tasas de interés.

Según explicó una fuente de la Justicia provincial, cuando el dinero vale poco las empresas prefieren arreglar rápido con el trabajador y pagarle una suma convenida sin llegar a juicio.

En cambio cuando las tasas suben —una tendencia muy marcada durante 2008 que se enfrió sobre final de año— las firmas optan por extender al máximo los conflictos llevándolos a juicio, para poner así la plata a "trabajar" en un banco.

Llegado el momento de pagar la indemnización, a la empresa ese monto le sale muchas veces gratis, ya que es fruto de los intereses ganados en la rueda de la especulación bancaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario