Edición Impresa

"Cuando empezaron los gritos salimos corriendo y no volvimos en 48 horas"

Cada vez más gente que se encuentra en la franja de Gaza desafía los ataques israelíes y resiste en su casa, aunque las de sus vecinos hayan sido destruidas por las bombas.

Sábado 26 de Julio de 2014

Cuando empiezan los bombardeos es Mais quien se encarga de tranquilizar a sus primos más pequeños. Viene de Beit Hanun, una de las zonas más castigadas por Israel, y con cuatro años de edad afronta su segunda ofensiva. Las bombas suenan mucho más fuertes cuando se vive en un edificio de once pisos en la que habitualmente hay 44 familias, pero que tras un ataque selectivo de Israel al vecino del noveno, se quedó con solo cuatro pisos habitados. Mais y sus hermanos llegaron de la mano de su madre a la casa del abuelo Ahmed. Huían de las bombas, pero aquí les esperaba más de lo mismo. "Escapar, escapar y escapar. Llevamos toda la vida huyendo. En 1948 a mis padres los expulsaron de Yafa y los enviaron a Gaza y ahora tampoco nos quieren aquí", reflexiona Ahmed Al Masri en voz alta. Este hombre de 62 años no salió del piso pese al ataque israelí a su vecino porque "te pueden bombardear en cualquier lugar. Esta casa es fuerte y yo también, aquí me quedo y aquí he traído a los míos", dice el abuelo, sentado en el salón y rodeado de su esposa, hijos y nietos. En total, son catorce personas.

La torre de los Al Masri tiene un aspecto fantasmagórico. Masi y sus primos suben y bajan escaleras descalzos. El portal está lleno de vidrios y cascotes de cemento que llovieron tras los impactos. No hay electricidad, ni agua corriente. Dos disparos de artillería israelíes mataron a Mohamed Abu Zanuna y el portero del edificio, Mazen Hadad, está seguro de que "fue un error, ese hombre no tenía relación alguna con las milicias o la política". Mazen sufrió heridas en la cabeza y asegura que "no avisaron, eso lo hacían al comienzo, ahora disparan directamente".

Israel ha atacado más de mil casas particulares desde el inicio de la ofensiva. En algunos casos el Ejército llama por teléfono antes de disparar y da cinco minutos a la gente para evacuar, en otros lanza cohetes de aviso, pero en la mayoría ataca directamente y familias enteras han perdido la vida. El Ejército ha marcado como «zona roja» los primeros tres kilómetros a partir de la frontera, lo que ha obligado a cientos de miles de personas a huir.

Los colegios de la ONU están desbordados y, como se vio en Beit Hanun, no son del todo seguros. Los centros cristianos también han abierto sus puertas. "Lo primero es intentar buscar familiares, después se valoran el resto de opciones, pero con los colegios llenos la gente se mete en oficinas, en tiendas? donde sea", señala Ali Sawafiri a los pies de una torre de oficinas de la céntrica Omar El Mujtar, atacada por Israel. Al menos trece personas murieron en el ataque, "todos eran desplazados de Shejaiya que llegaron al centro en busca de un lugar seguro y encontraron la muerte", denuncia Sawafiri, que dirige un taller mecánico en el portal vecino a la torre alcanzada por los F-16.

El alerta. Cuesta encontrar una calle sin un edificio derrumbado por las bombas. Los niños juegan entre los escombros y ya ni se inmutan cuando pasan las ambulancias raudamente con las sirenas encendidas. Raed Nasser tuvo que dejar su casa después de que Israel llamara a su vecino para informarle de que era un objetivo. ¿Cómo avisa uno al vecindario de que un misil está a punto de caer? "A grito limpio, cuando empezaron los gritos salimos corriendo y no volvimos hasta pasados dos días porque a veces repiten el ataque", señala Raed mientras muestra los daños ocasionados por el impacto en el edificio contiguo. Como la familia Mais, que encontró refugio en la casa del abuelo Ahmed, en la de los Nassar se juntaron 16 miembros de la familia. Desde el balcón miran al edificio vecino, reducido a piedras, polvo y hierros, y saben que el próximo puede ser el suyo. Viven el día a día y "tampoco vemos una tregua como algo salvador porque tarde o temprano Israel volverá a atacar, seguro", dice Raed.

De los 1,6 millón de habitantes de Gaza, 800.000 comen gracias a la ayuda humanitaria y el desempleo supera el 40 por ciento de la población. La pobreza, la falta de perspectivas y de libertad de movimientos que se siente al llegar allí es desoladora.

Hamas, que no reconoce la existencia del Estado de Israel y cuyo brazo armado perpetró en el pasado sangrientos atentados, ganó las elecciones legislativas en Gaza en 2006 y tomó las riendas de la Franja un año después. Desde entonces, el cerco israelí sobre este estrecho enclave se intensificó y la sensación que se respira en las calles es de asfixia. Los palestinos necesitan un permiso especial israelí para salir temporalmente de la franja, pero los menores de 35 años ven cómo sus solicitudes son denegadas una y otra vez. En 2013, la salida por tierra hacia Egipto, en el sur, controlada por El Cairo, también se cerró tras el derrocamiento del gobierno de los Hermanos Musulmanes, lo cual aumentó el aislamiento de Gaza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS