Edición Impresa

Cristina volvió a la Casa Rosada tras casi tres semanas de vacaciones

La presidenta mantuvo reuniones con funcionarios y hoy podría reaparecer en público durante un acto oficial.

Miércoles 08 de Enero de 2014

La presidenta Cristina Kirchner retomó su actividad oficial con una serie de reuniones con ministros en la Casa Rosada, adonde no asistía desde hacía casi tres semanas, luego de haber permanecido 17 días descansando en Santa Cruz junto a su familia.

Sin que se informara previamente sobre su agenda, la mandataria sorpresivamente se trasladó en helicóptero desde la Quinta de Olivos a la Casa de Gobierno, adonde ingresó a las 18.55 por la explanada, vistiendo una camisola blanca, pantalones negros y lentes oscuros.

Más tarde, arribó a la Rosada el ministro de Economía, Axel Kicillof, para reunirse con la jefa de Estado, horas después de haber desautorizado al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, acerca de la posibilidad de introducir cambios en bienes personales.

En su despacho de la sede gubernamental, la mandataria también habría mantenido encuentros con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; y los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y de la Presidencia, Oscar Parrilli. Se retiró de allí alrededor de las 21, pero recién a las 23 abordó el helicóptero que la llevó otra vez a Olivos.

Por su parte, Capitanich tiene previsto liderar un acto hoy por la tarde en la Rosada junto a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, sobre la temática de niñez, adolescencia y familia, que en un primer momento había trascendido que podría encabezar la jefa del Estado.

De acuerdo a las versiones que circulaban, la mandataria tenía prevista aprovechar esa ceremonia para reaparecer en público y anunciar un aumento de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y de otros beneficios financiados por el Estado.

En ese contexto, aún se desconoce a ciencia cierta cuándo volverá la Presidenta a mostrarse en un acto y romper el silencio que mantiene desde el 13 de diciembre, jornada en la que difundió una serie de mensajes en Twitter. El 19 de diciembre a la tarde en el salón Blanco de la Casa Rosada, encabezó la ceremonia de ascenso de los nuevos jefes superiores de las tres Fuerzas Armadas, entre ellos al cuestionado titular del Ejército, César Milani, ascendido a teniente general.

Su último discurso público había sido tres día antes, durante el acto por los 30 años de la democracia que el gobierno celebró con un festival en la Plaza de Mayo, y en el que había condenado enérgicamente los acuartelamientos policiales y posteriores saqueos en distintos puntos del país.

Cristina regresó el lunes por la noche a Buenos Aires, tras haber permanecido en silencio durante toda su estadía en Santa Cruz, en la que aprovechó para pasar las fiestas de fin de año y descansar luego de su recuperación de la operación intracraneal.

Críticas opositores. La ausencia y la falta de comunicaciones de la jefa del Estado durante las últimas tres semanas había desatado críticas de dirigentes de la oposición, quienes le reclamaron ponerse al frente del conflicto y del malestar desatado en distintos puntos del país por los recurrentes cortes de luz.

El diputado Martín Insaurralde vaticinó que, cuando vuelva, Cristina hablará y será cuestionada por una oposición siempre "quejosa". "Cuando habla porque habla, cuando no habla porque no habla", escribió Insaurralde en la red social Twitter.

"Acá hay dos problemas urgentes y otro importantísimo. Los urgentes son los aumentos salariales a los policías y los cortes de luz. Lo importante es el rumbo de la economía", graficó una fuente de la Casa Rosada. Según una intepretación, el gobierno quiere evitar que se cumplan los acuerdos alcanzados con las fuerzas de seguridad por el impacto fiscal que tendría en las provincias y porque allanaría el camino a reclamos de los estatales, desajustando las cuentas de los gobernadores.

El pasado 26 de diciembre, Cristina Fernández desmintió, a través de un vocero y por la agencia de noticias estatal, que tuviera intención de ser candidata en las elecciones de 2015. El diputado nacional por el kirchnerismo, Carlos Kunkel, había anticipado que la presidenta "iba a ser candidata" a algo, cuestión que mereció la respuesta de la mandataria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS