Edición Impresa

Cristina suspendió su agenda hasta el 12 de enero y no viajará al Vaticano

La fractura del tobillo le impone un reposo de 45 días. Iba a reunirse con el Papa y la presidenta de Chile por los 30 años del acuerdo del Beagle.

Martes 30 de Diciembre de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que permanece en la residencia Olivos para reponerse de la fractura que sufrió en el tobillo izquierdo, suspendió el viaje al Vaticano para celebrar junto a su par chilena Michelle Bachelet los 30 años del acuerdo binacional por el Canal de Beagle.

Así lo informó ayer el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien adelantó asimismo que el jueves 1º de enero el vicepresidente Amado Boudou representará al país en la asunción del segundo período de Dilma Rousseff como mandataria brasileña.

Ante la imposibilidad de poder caminar por lo menos durante 45 días, la jefa del Estado canceló también la reunión con los representantes de la mesa directiva de la CGT que conduce Antonio Caló, que estaba prevista para la tarde de ayer en la Casa de Gobierno.

En su lugar, se informó oficialmente que en la residencia de Olivos, Cristina recibió "en forma sucesiva" a Capitanich y a los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y a los secretarios general de la Presidencia, Aníbal Fernández, y de Obras Públicas, José López.

Un resbalón. El viernes último, la presidenta se fracturó el tobillo izquierdo al caer en su casa de Río Gallegos tras pisar "un líquido deslizante", señaló el jefe de Gabinete de ministros.

"La presidenta sufrió un accidente doméstico que se produjo en virtud de que no advirtieron la aplicación de un líquido deslizante en el piso y eso provocó una caída" y la fractura, por lo que "se halla en reposo en la residencia presidencial de Olivos", explicó.

Capitanich añadió que a consecuencia de este accidente, la mandataria suspendió actividades hasta el 12 de enero.

En su habitual conferencia de prensa matutina, el ministro coordinador dijo que la presidenta "ha suspendido sus actividades", que sus audiencias locales se reprogramarán "a partir del 12 de enero" y que "en las próximas 48 horas" sus médicos podrían decidir "respecto de si puede viajar o no a El Calafate" o si continúa "guardando reposo" en Olivos.

Sin Vaticano. "Paralelamente, se suspenden las actividades programadas para enero, entre las cuales se destaca el viaje al Vaticano junto a la presidenta (de Chile, Michelle) Bachelet", dijo Capitanich, previsto para el día 22 de enero, para celebrar los 30 años del acuerdo binacional por el Canal de Beagle.

El Papa Francisco había invitado a ambas mandatarias a un acto en el Vaticano para celebrar el 30º aniversario del Tratado de Paz y Amistad firmado por Argentina y Chile que puso fin al diferendo limítrofe por el austral canal de Beagle que casi lleva a las naciones sudamericanas a un conflicto bélico.

De antemano ya había sido descartada la presencia de Cristina en el acto de reasunción de Dilma Rousseff en Brasilia, el 1º de enero, ceremonia en la que el representante de Argentina será el vicepresidente Amado Boudou.

Mala pata. El tobillo izquierdo tiene a mal traer a Cristina ya que en marzo de este año sufrió un esguince en el mismo lugar y en ese entonces el diagnóstico fue "torsión" de esa articulación. Como consecuencia de ese incidente, la presidenta, que se encontraba en Roma, debió asistir a una audiencia con el Papa Francisco en el Vaticano con una férula.

Ahora, la lesión fue más grave —fractura bimaleolar sin desplazamiento— y como tratamiento se indicó que la zona debía quedar inmovilizada, por lo que la Unidad Médica Presidencial recomendó reposo, y ahora se espera que en las próximas horas se determine si la mandataria puede o no viajar al sur para pasar la fiesta de Fin de Año. Por ahora, Cristina debe evitar apoyar su pie durante 45 días, por lo que se debe desplazar en silla de ruedas o utilizar muletas.

Cristina también tenía previsto asistir a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el 28 y 29 de enero en San José de Costa Rica, pero todo parece indicar que tampoco podrá asistir. Un poco más lejos, en febrero, estaba programada una visita a China, después de la invitación formal que le hizo el presidente Xi Jinping.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario