Edición Impresa

Cristina recusó a Bonadio y en un acto público embistió contra Macri

Indagatoria y regreso. La ex presidenta Cristina Fernández  presentó un escrito por la causa de la venta de dólar futuro, y se negó a responder preguntas del tribunal. 

Jueves 14 de Abril de 2016

La ex presidenta Cristina Fernández presentó un escrito por la causa de la venta del dólar futuro ante el juez federal Claudio Bonadio, a quien recusó por considerar que cometió el delito de "prevaricato", y realizó una dura embestida contra su sucesor, Mauricio Macri, ante militantes kirchneristas que acompañaron su presencia en los Tribunales de Comodoro Py.

La ex mandataria presentó un escrito para cumplir con la declaración indagatoria a la que fue llamada en el marco de la causa por la venta de dólar a futuro, y luego realizó un alegato de tono político, aunque se negó a responder preguntas del tribunal.

A la salida la esperaba una movilización de la militancia K, que siguió sus pasos desde el último lunes cuando llegó a Buenos Aires y se alojó en su departamento del barrio porteño de Recoleta, y formuló un extenso discurso, el primero desde que dejó el poder en diciembre pasado.

"Aunque me metan presa, no me van a callar", amenazó Fernández de Kirchner en su mensaje que se extendió durante unos 62 minutos y en el que dirigió el grueso de sus críticas hacia Mauricio Macri, a quien acusó por las "calamidades" que cometió en sus primeros 120 días de gobierno.

La ex jefa del Estado repartió críticas al actual gobierno porque "ir al supermercado se ha convertido en una odisea", por los "tarifazos impresionantes" y porque "no cuida a la gente", pero también devolvió los ataques, al advertir que durante su administración "se la pasaron buscando la ruta del dinero K pero se encontraron con la ruta del dinero M".

Frente social. En un tono político, llamó a conformar "un gran frente ciudadano, incluyendo también a esos dirigentes sindicales que hacían huelga porque no querían pagar Ganancias. Ahora están echando a gente como perros. Necesitamos ese frente organizado".

"Ese frente no tiene que preguntar de qué partido viene o a quién votó, sino cómo estaba y si quiere estar mejor", resumió la ex mandataria ante los militantes que llevaron banderas y cánticos para mostrar su apoyo y pedir su regreso.

Además de los militantes, la acompañaron figuras del núcleo duro del kirchnerismo como su ex vicepresidente Amado Boudou, los ex integrantes de su gabinete Aníbal Fernández, Julio De Vido, Axel Kicillof, Carlos Tomada, Carlos Zannini, Agustín Rossi, Teresa Parodi y Guillermo Moreno, legisladores y referentes de La Cámpora y artistas.

Con el patrocinio del abogado Carlos Beraldi, la ex mandataria llegó puntual a las 10 al despacho del juez Bonadio, para presentar un escrito en advirtió que, a lo largo de la historia, las administraciones que sucedieron a movimientos políticos "de carácter nacional y popular", utilizaron "en forma sistemática la descalificación de sus dirigentes atribuyéndoles la comisión de graves delitos, siempre vinculados con abusos de poder, corrupción generalizada y bienes mal habidos".

Contra todos. Luego de realizar un repaso de las acciones que formaron parte de la acusación en su contra, Cristina Fernández apuntó contra la "complicidad judicial" y cuestionó al gobierno porque "pretenden colocarnos ante la opinión pública como culpables de los efectos de las medidas y decisiones que ellos adoptaron".

La ex presidenta se negó a contestar preguntas de Bonadio sobre la causa, tras recusarlo por "prevaricato", y recordó que el juez tuvo "actitudes y otras intervenciones" en público que lo convierten, según ella, en "arbitrario, parcial, orientado políticamente y no en cuanto a política judicial".

En esa línea, le cuestionó su "incompetencia técnica y profesional" así como "la manifiesta aversión política" que tiene contra ella.

La intimidad del encuentro con Bonadio

Claudio Bonadio ingresó al despacho cuando ya le habían leído a Cristina Kirchner la acusación en su contra por la venta de dólar futuro y apenas deslizó un "buen día", sin quedar cara a cara con ella.

Así lo describieron testigos de la audiencia, en la que estuvieron además el abogado de la ex mandataria, Carlos Beraldi, la secretaria a cargo del caso y el fiscal federal Eduardo Taiano. Ni bien CFK terminó de escuchar la acusación que le leyó la secretaria, Bonadio ingresó por una puerta trasera, de espaldas a la ex presidenta, y deslizó apenas un "buen día".

Todos respondieron el saludo del juez, excepto Cristina, quien permaneció con la mirada hacia adelante, dirigida hacia la secretaria: Bonadio se quedó detrás unos minutos y luego se retiró, sin siquiera verse cara a cara. Al escuchar la acusación la ex jefa del Estado consultó si la imputación era por parte de una asociación ilícita y la secretaria de la causa le explicó que se describían hechos, no delitos.

Luego, pidió permiso para ir al baño y, al regresar, concluyó la indagatoria. "De profesión abogada", afirmó cuando contestó sobre sus datos, al tiempo que negó tener procesos en alguna causa penal. Tras escuchar los cargos en su contra, remarcó: "La única organización de la que he participado es en la del Poder Ejecutivo, en mi carácter de titular en dos oportunidades consecutivas por voluntad mayoritaria del pueblo argentino con el 46 y el 54 por ciento respectivamente, además de ser afiliada del Partido Justicialista".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario