Edición Impresa

Cristina recibió a Caló para limar asperezas

Luego de las críticas presidenciales al líder de la CGT oficialista, ambos se reunieron en Olivos con el fin de reencauzar las relaciones

Viernes 07 de Febrero de 2014

La presidenta Cristina Fernández recibió anoche en Olivos al secretario de la CGT oficialista y titular de la UOM, Antonio Caló, tras tomar nota de la "irritación" que provocó el martes pasado sus críticas a distintos sectores, entre ellos a Caló, quien había expresado que a raíz de "la crisis socioeconómica el salario sufrió un gran deterioro" y que espera "revertir la situación a través de las paritarias" y "recuperar el poder adquisitivo" que se "comió" la inflación".

En un intento por marcar la cancha a dirigentes gremiales, Cristina subrayó: "No creo, como dijo Antonio (Caló), que ningún argentino esté pasando hambre", y añadió que "si se plantan en el reclamo por el aumento de salarios (en la próxima paritaria) no entienden lo que está pasando; se entra en un desfiladero".

Las reacciones fueron inmediatas por parte de la CGT opositora, de Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo, y hasta la CTA de Hugo Yasky, así como otras voces de solidaridad.

Llamado del Papa.Trascendió que uno de los llamados que recibió Cristina, como ocurrió en otras oportunidades durante su convalecencia y cuando fue internada su señora madre, fue la del Papa Francisco, quien la invitó a "reflexionar" y "bajar el nivel de tensión" con la dirigencia gremial.

Cabe recordar que el Santo Padre recibió el 6 de noviembre último, en una audiencia privada en el Vaticano, a Caló, a quien conoce de muchos años y a quien lo convocó a trabajar en pos del "reencuentro" de los argentinos, sobre todo por los más necesitados, y por ende la unidad sindical.

Ante ese cuadro, la primera mandataria llamó al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli y le "impartió" la difícil tarea de invitar a Calo a una reunión privada en su gabinete de trabajo en la residencia presidencial de Olivos.

Nada trascendió de los temas conversados, pero se descuenta que durante más de una hora Cristina y el líder sindical habrían limado asperezas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario