Edición Impresa

Cristina pidió a los gremios "buena onda y actitud" para cerrar acuerdos

Inflación y paritarias. La presidenta les propuso a los consumidores "hacerles el vacío" a las empresas que aumenten demasiado los precios.  

Sábado 26 de Enero de 2013

La presidenta Cristina Fernández aprovechó su primer acto en la Casa Rosada luego de su gira por países de Asia para referirse a cuestiones candentes como la inflación y la discusión de las paritarias, dos ítems que suman tensiones a su administración.

En un mensaje destinado a la dirigencia gremial, que reclama aumentos del 25 por ciento para arriba en las paritarias, la presidenta, tras advertir que "los pronósticos en el mundo en cuanto a trabajo no son nada buenos", destacó la importancia de "lograr acuerdos" entre los trabajadores, las empresas y el Estado: "Por favor, aterricemos y pongamos buena onda y actitud para lograr acuerdos", enfatizó.

Paralelamente, y para hacer frente a la inflación, llamó a usuarios y consumidores que "manejen su poder" y le "hagan el vacío" a quienes aumentan en forma exorbitante los precios.

Más allá de que el gobierno sólo reconoce formalmente una inflación del 10,8 por ciento anual, la presidenta instó a los usuarios a "hacer valer sus derechos". "Hay que empezar a manejar nuestro poder de usuarios y consumidores. No boicot, pero sí hacerles el vacío para que se den cuenta. Porque si no te defendés vos, no te defiende nadie. Es el propio usuario el que tiene que hacer valer sus derechos", apuntó.

Cristina dijo que no iba a utilizar la palabra "boicot" porque "cuando la usó Néstor Kirchner se armó un revuelo, pero digámosle hacer el vacío".

La mandataria destacó que en la temporada hubo "nuevos destinos turísticos", como Entre Ríos y San Luis, ya que la gente "fue a buscar mejores precios para que aprendan los de la costa (atlántica bonaerense), que muchas veces se quieren hacer los vivos".

"Me parece que ahora tomaron todos contacto con la tierra y bajaron un poco los precios, y me parece muy bien. Aterricemos en el mundo con buena onda y buenas actitudes, porque no es cuestión de gritos y prepoteo, es cuestión de inteligencia", sostuvo, para concluir: "Está demostrado que obligar y acordar no sirve, es el usuario el que tiene que hacer valer sus derechos".

"Ah... ¿Me querés cobrar esto? No, no te lo compro, guardátelo y comételo vos. O si la casa está muy cara no se la alquilás... Y tuvieron que bajar", remarcó para animar a los consumidores a que se rehúsen a pagar bienes o servicios con precios deliberadamente altos.

El mensaje presidencial parece dar cuenta del reclamo que vienen haciendo líderes gremiales, referentes de la oposición y economistas para que la administración nacional tome medidas contra el aumento del costo de vida, que según consultoras privadas alcanzó el 25,6 por ciento anual en 2012.

Desocupación. La presidenta también le envió un mensaje a los sindicatos para que cierren los acuerdos paritarios y les recordó la desocupación récord en España al sostener que los argentinos somos "afortunados".

Argentina es "un país afortunado" en el actual contexto de crisis económica mundial, lanzó Cristina, tras lo cual llamó a "redoblar esfuerzos" y buscar "acuerdos" para "seguir creciendo".

"Argentinos, créanme que somos un país afortunado, una población afortunada; unámonos, redoblemos esfuerzos para seguir creciendo", afirmó en el marco del acto en el que, por videoconferencias, inauguró obras en Campana, Mar del Plata y Rosario (Ver sección Economía).

En ese marco, advirtió que "los pronósticos en el mundo en cuanto a trabajo no son nada buenos", por lo cual destacó la importancia de "lograr acuerdos" entre los trabajadores, las empresas y el Estado.

"Por favor, aterricemos y pongamos buena onda y actitud para lograr acuerdos", enfatizó Cristina antes de indicar que "el 26 por ciento de desocupación" que registra España es "un llamado de atención para todos y una toma de conciencia del mundo en el que estamos".

En su discurso, Cristina celebró un convenio firmado ayer entre el Ministerio de Trabajo, la Uocra y las cámaras empresarias "para controlar el trabajo", algo que —indicó— "se va a convertir en central en la política".

Por otro lado, resaltó que en Europa las naciones que "menos fábricas, tienen menores defensas frente a la crisis", con lo cual subrayó la importancia de un modelo basado en la industria y en el trabajo.

"Es básico seguir con el proceso de reindustrialización del país, un reaseguro para seguir manteniendo las fuentes de trabajo y para seguir agregando valor", sostuvo.

"Vengo de Oriente, del Asia profunda, de los países emergentes, de sociedades con un sacrificio humano, personal y una vocación de servicio que uno dice «¡Dios mío, y con la fuerza con la que siguen trabajando en medio de desastres naturales y guerras!»", ilustró la presidenta.

En ese marco, aseveró: "Argentinos, créanme que somos un país afortunado, una población afortunada; unámonos, redoblemos esfuerzos para seguir creciendo".

Al finalizar su discurso, llamó a seguir "agregando todos los días un ladrillo más en la construcción de esta Argentina de todos" y pidió que todos la ayuden "a seguir construyendo todos juntos".

Puja histórica. La puja entre salarios y precios, un mal que aquejó al país en distintos momentos de su historia, protagoniza el arranque del 2013 y amaga crear conflictos de difícil resolución. En primer lugar, el gobierno busca frenar un acuerdo salarial únicamente por tres meses que acordaron los bancarios con las cámaras del sector, para luego sentarse a negociar nuevamente en marzo. Tampoco quiere que los acuerdos superen el 20 por ciento. Los gremios hablan de un "piso" del 25 por ciento.

La inflación, tema del que casi no habló desde que llegó a la Rosada, mereció alusiones en su dos últimos discursos. Es que antes del inicio de las paritarias el titular de la UIA, José de Mendiguren, en un intento por pedir prudencia, recordó el "Rodrigazo" de 1975, lo que desató una áspera polémica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS