Edición Impresa

Cristina a los jóvenes: "Ustedes son mi debilidad, veo sus caras y veo el futuro"

Tras su discurso ante la Asamblea Legislativa, al inaugurar el 132º período, la presidenta habló ante una multitud que se congregó en la plaza de los Dos Congresos.

Domingo 02 de Marzo de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner salió a las escalinatas del Congreso, tras su discurso de casi tres horas frente a la Asamblea Legislativa, para saludar a quienes la escucharon desde la plaza y les agradeció, sobre todo a los jóvenes: "Ustedes son mi debilidad; les veo la cara y veo el presente y el futuro de la patria".

Los miles de jóvenes que se encontraban en la plaza donde se encuentra el Monumento a los Dos Congresos, cientos de jóvenes que habían llegado desde distintos puntos del país, le devolvieron el elogio: "Cristina, Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación".

En su séptimo discurso de apertura de sesiones legislativas ordinarias, la jefa del Estado eligió el esquema que había utilizado tras sus últimas exposiciones en la Casa Rosada y, por primera vez, salió a hablar con los miles de militantes que se acercaron a la plaza para acompañarla.

En el mensaje que dio para la multitud desde las puertas del Parlamento, la jefa del Estado retomó algunas de las ideas que había abordado instantes antes en su discurso y agregó dos pedidos hacia la ciudadanía: el de proteger el bolsillo de los argentinos y el de luchar por la integración de los pueblos de América latina.

Sin rodeos, les pidió a los argentinos que se organicen para "cuidar sus bolsillos" y que "no permitan que nadie les robe".

"No hay que ir de malos modos, sino con educación", remarcó, y llamó a "convencer a cada uno", sobre todo a aquellos que ponen los precios, porque "lo que están haciendo es malo" también para ellos, ya "que no van a tener a nadie a quien venderle".

Gorilas. Tras ese pasaje de su mensaje, quienes colmaron la plaza le respondieron con un cántico infaltable de la militancia kirchnerista: "Che gorila, che gorila, che gorila, no te los decimos más, si la tocan a Cristina, que quilombo se va a armar".

Fue en ese contexto que la presidenta destacó la cantidad de jóvenes que se acercaron a la plaza: "Ustedes son mi debilidad. Les veo la cara a ustedes y veo el futuro y presente de la patria". Y añadió: "Veo banderas del Che, Evita, Walsh, también sería bueno ver de Yrigoyen".

Antes de concluir, exhortó a todos a "luchar fuertemente por la solidaridad con todos los pueblos de América del Sur y defender la integración latinoamericana. No renunciemos nunca a ello: paz, vida y democracia para toda América latina".

Más allá del contacto que hizo la presidenta con la gente tras su discurso en el Congreso, el protagonismo de quienes se acercaron a la plaza había empezado horas antes, cuando las adyacencias al Palacio Legislativo se comenzaron a llenar de militantes, que portaban pancartas, globos y tambores y bombos.

Antes de las 11, estudiantes, jubilados, familias y militantes de distintos espacios políticos, sindicales y sociales, comenzaron a acercarse al Congreso para escuchar y ver, a través de las pantallas gigantes dispuestas en el frente, el discurso de la presidenta de la Nación.

Sonaba de fondo la canción "Un día perfecto", del grupo Estelares, cuando a las 12.13 la jefa del Estado arribó al Congreso de la Nación y cientos de militantes se agolparon sobre las vallas dispuestas sobre avenida Entre Ríos para poder saludarla desde lo más cerca posible.

A las 12.20 Cristina empezó su discurso. Las reacciones de los integrantes del Frente para la Victoria dentro de la sala, ante cada concepto vertido por la presidenta, se multiplicaban por miles en la plaza.

Aplausos. El primer aplauso se generó cuando la jefa del Estado se refirió al Plan Procrear y a la Asignación Universal por Hijo.

El momento de mayor euforia se produjo cuando denunció un intento de golpe de Estado "suave" en Venezuela, y afirmó: "La democracia no es de izquierda ni de derecha. Es respetar la voluntad del pueblo".

Lo mismo ocurrió a las 14.41 cuando la jefa de Estado celebró que "por fin" la Justicia declaró la constitucionalidad plena de la ley de servicios de comunicación audiovisual.

Pasadas las 15 la mandataria concluyó su discurso y salió a encontrarse con quienes la habían ido a apoyar. Les envió un mensaje corto, pidió que la disculpen porque acababa de hablar durante "2 horas y 45 minutos" y se despidió: "Gracias por el aguante. Los quiero mucho".

Luego de ese gesto, la presidenta se despidió, subió a una combi y hasta se bajó del vehículo para saludar a algunos manifestantes, en especial a un hombre en silla de ruedas, acompañada por el audio de "Juguetes perdidos", de los Redonditos de Ricota.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS