Edición Impresa

Cristina llegó a Rusia y buscará apoyo contra los buitres en el G-20

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó ayer a la ciudad rusa de San Petersburgo para participar de la cumbre del G-20. Su principal objetivo es reunir apoyos contra los fondos...

Jueves 05 de Septiembre de 2013

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó ayer a la ciudad rusa de San Petersburgo para participar de la cumbre del G-20. Su principal objetivo es reunir apoyos contra los fondos buitres que demandaron a la Argentina ante la Justicia estadounidense.

La jefa del Estado apuntó contra esos fondos que "se aprovechan de los países próximos a defaultear" y recordó que eso mismo "nos pasó a nosotros, a los griegos, a los españoles de otro modo y a Portugal". La mandataria realizó declaraciones a la prensa, y confirmó que durante las deliberaciones que se realizarán entre este jueves y viernes además abordará la crisis en Siria.

La mandataria anunció que en la reunión del G-20 "vamos a hablar de crecimiento de empleo y de deuda, es una tema que vamos a plantear nosotros como un severo condicionante de crecimiento de la economía mundial".

Los temas económicos y el escándalo por el espionaje de los servicios secretos estadounidenses dominarán la agenda de los líderes latinoamericanos que participan en la cumbre.

Esta cumbre tendrá un marco distinto del que caracterizó a las reuniones anteriores, desde que comenzaron a realizarse en 2008, cuando estalló la crisis financiera internacional. Ahora, las economías de Estados Unidos, Europa y Japón finalmente crecen simultáneamente.

Las naciones en desarrollo ayudaron a impulsar la economía global durante la crisis pero ahora su crecimiento se está desacelerando. Los inversionistas están retirando su dinero de estos mercado y aumentan los costos del crédito, en parte debido a las tasas más altas en Estados Unidos.

El resultado es un mundo más dividido que el que se encontraron los líderes en cumbres anteriores del G20, una disparidad que podría causar que cualquier logro de la cumbre resulte vago.

Los asuntos más allá de los económicos seguramente se apropiarán de gran parte de la agenda. En algún momento surgirá el tema de la amenaza de un ataque militar a Siria. También habrá quejas sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense.

Los líderes del G-20se reunieron por primera vez en 2008 mientras la crisis financiera estadounidense se desataba e infectaba economías de otras partes del mundo. En sus primeras reuniones, adoptaron políticas en un intento por rejuvenecer la economía global.

Hoy, el escenario es más conflictivo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), indicó en un reporte que pese a que las economías avanzadas experimentan una mejoría tras años de bajo crecimiento, una desaceleración de los países emergentes mantendrá el crecimiento económico mundial bajo para este año. También se expresó en tal sentido el Fondo Monetario Internacional.

En el marco del encuentro, la presidenta mantendrá reuniones bilaterales con los mandatarios de China, Xi Jinping; de Rusia, Vladimir Putin; de la India, Pranab Mukherjee; de Japón, Shinz Abe, y de Sudáfrica, Jacob Zuma; además del encuentro con el titular de la Organización Mundial de Comercio, Roberto Azevedo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS