Edición Impresa

Cristina: "Industriales deben repensar sus rentabilidades"

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió ayer que el gobierno "va a proteger a rajatabla" a la industria nacional en medio de la "guerra comercial" desatada en el mundo como consecuencia de la crisis financiera internacional.

Martes 04 de Septiembre de 2012

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió ayer que el gobierno "va a proteger a rajatabla" a la industria nacional en medio de la "guerra comercial" desatada en el mundo como consecuencia de la crisis financiera internacional. En el discurso central de la celebración del Día de la Industria, la jefa de Estado enumeró las medidas adoptadas para financiar y defender al sector en un año de incertidumbre, y pidió a cambio a los empresarios que "repiensen" sus rentabilidades y reinviertan sus utilidades.

Cristina encabezó el acto por el Día de la Industria en Tecnópolis, con la presencia de la mayoría de las centrales que representan a los empleados del sector, como la Unión Industrial Argentina (UIA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) y la Confederación General Económica (CGE). En ese marco, reivindicó la política de reindustrialización impulsada por la administración kirchnerista, desde 2003, y aclaró que esa estrategia no forma parte de "un modelo" sino de "un proyecto político de país".

En esa consideración, recordó que en los últimos años la Argentina se convirtió en la primera exportadora de software y biotecnología en América latina y exhibió números de la Cepal que dan cuenta de que es el único país de la región que no se reprimarizó.

Rescató, en ese sentido, el activismo estatal para pilotear la crisis de 2009, luego de la cual la economía argentina tuvo "dos años históricos " de crecimiento. Defendió, entonces, las políticas dispuestas para proteger a los sectores productivos en la nueva fase de la crisis. Entre ellas, la restricción a las importaciones.

En ese punto, criticó al presidente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren, porque pidió flexibilizar las restricciones a la importación, de modo de permitir el crecimiento de la industria cuya matriz es todavía muy dependiente de los insumos importados. "Hay una inconsistencia en pedir que se abran las importaciones y, al mismo tiempo, quejarse de que el tipo de cambio está atrasado", disparó la presidenta.

Cristina enumeró, entonces, el punto central del programa económico, al subrayar que la flotación administrada del tipo de cambio es clave para apuntalar la sustitución de importaciones y, al mismo tiempo, mantener el poder adquisitivo de los trabajadores y el crecimiento del mercado interno.

"Lamentablemente, Argentina no produce dólares, que se necesitan para importar los productos necesarios para sostener a la industria y para pagar la deuda", dijo y resaltó que ea fin de año se pagarán los 3.500 millones de dólares correspondientes al cupón PBI.

Cristina enumeró las políticas direccionadas a mejorar la situación de los industriales desde principios de año. Mencionó la obligación de los bancos de prestar el 5 por ciento de sus depósitos a la producción a una tasa del 15 por ciento y plazo de tres años. Dijo que las entidades financieras ya llevan colocados 1.500 millones de pesos sobre 14 mil millones que deben dar hasta fin de año. Si se cumple, confío, habrán contribuido a subir en un punto el PBI.

ART. Instó a los industriales y trabajadores, también, a prestar consenso definitivo a una nueva ley de accidentes de trabajo. Se mostró esperanzada de que este "sea el último año" en que se discuta este tema y se pronunció a favor de un sistema que no impida la vía del juicio civil ("no hay legislación en el mundo que no lo considere inconstitucional") pero que sí permita al trabajador optar por cobrar, en caso de accidente o enfermedad, por indemnizaciones que se actualicen anual o semestralmente en el marco de las paritarias y del Consejo del Salario.

Optimismo de empresarios

Los principales dirigentes fabriles que participaron anoche de la celebración del Día de la Industria manifestaron su confianza en una rápida recuperación del sector. Confían en el paulatino avance de la sustitución de importaciones, aunque admitieron el menor ritmo de crecimiento, como consecuencia de la crisis internacional.

El presidente de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, solicitó abrir el “debate” sobre el modelo productivo argentino en un momento en que el planeta “está ante una bisagra importante”.

El industrial reconoció que aún la Argentina es “fuertemente dependiente de la importación de insumos y que por cada punto que sube el punto bruto industrial suben tres y medio las importaciones”.

El presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra), Juan Carlos Lascurain, estimó que hubo una “pequeña desaceleración este año, después del primer trimestre, pero ya estamos notando nuevamente una recuperación”.

En coincidencia con sus pares, el titular de la Unión Industrial de Santa Fe (Uisf), Alejandro Taborda, estimó que los industriales son “optimistas” sobre la situación actual del sector, y consideró que “vamos a terminar un año con buenas perspectivas”.

También el titular de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba), Osvaldo Rial, dijo esperar una “fuerte recuperación de la actividad fabril en el último trimestre del año” y avizoró “muy buenas perspectivas” para el 2013.

Rial dijo que “con producción, consumo y defensa del mercado interno, la Argentina será capaz de consolidar el crecimiento económico”.

En tanto, el titular de la Asociación de Pequeñas y Micro Empresas de Santa Fe, Mario Galizzi, consideró que convocatoria lograda ayer debe servir para darle al gobierno el apoyo necesario para avanzar en la modificación de la ley de Entidades Financieras”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario