Edición Impresa

Cristina confirmó que habrá pago pero no con mejores condiciones

Propuesta argentina para los fondos buitres. La presidenta dijo que el país tiene voluntad de pago y que se darán las mismas condiciones que al resto de los bonistas.

Lunes 04 de Marzo de 2013

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reafirmo ayer desde su cuenta de Twitter que Argentina está dispuesta pagar a fondos buitres "pero no en mejores condiciones que el 93 por ciento que entró al canje".

Mediante una serie de mensajes publicados a través de esa red social, la presidenta calificó la postura de los fondos buitres como "absurda" y consideró que "si Argentina tuviera que volver a pagar 170 mil millones de dólares volvería a quebrar. Como en el cuento de la Cándida Eréndira, de García Márquez".

La jefa de Estado también explicó que, en caso de acatar un pago del 100 por ciento, "estaríamos violando dos leyes argentinas, la del primer canje y la del segundo canje".

"Además —agregó— estaríamos estafando y defraudando a los que creyeron y de buena fe aceptaron la propuesta argentina".

Cristina afirmó que "hemos ido a contramano de todas y cada una de las cosas que nos decían que teníamos que hacer y nos fue bien".

"Eso es lo que no nos perdonan", remarcó.

También señaló que "lo que quieren es que nos sigamos endeudando" y ponderó el "esfuerzo descomunal" de "la Argentina, los 40 millones" para pagar "regularmente nuestras deudas".

"Los principales dirigentes mundiales, G-20, organismos multilaterales, gobiernos, van a permitir que un puñado arruine al mundo o van a privilegiar sus sociedades, pueblos, sus países, sus historias", afirmó.

Por su parte, el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, habína afirmado también ayer en una entrevista publicada en el diario Página/12 que la propuesta de pago a los fondos buitre ordenada por la Corte de Apelaciones de Nueva York "no será distinta" a la realizada a los bonistas que entraron al canje en 2010.

Boudou confirmó que "no vamos a hacer nunca una propuesta diferente de la que se llevaron los bonistas en 2010", mientras que Lorenzino, en tanto, insistió en que el gobierno argentino no ofrecerá "algo distinto de lo que le dimos al 93 por ciento de los acreedores que entraron al canje".

"La propuesta es muy clara y la dijo la presidenta en la apertura de las sesiones. Nosotros tenemos capacidad y voluntad de pago, pero tenemos leyes argentinas que no vamos a vulnerar y tenemos un compromiso de negociación con los acreedores", afirmó Boudou.

Consultado sobre las consecuencias de implementar un pago del 100 por ciento como el propuesto por el juez neoyorquino Thomas Griesa, Lorenzino indicó que habría demandas "por una suma cercana a los 43.000 millones de dólares".

"El Bank of New York y todo el sistema de intermediarios también se verían afectados por la medida por ambos frentes: los bonistas que entraron al canje los demandarían por no darles su dinero y serían demandantes por los daños y perjuicios que recibirían", agregó.

Para Boudou, "le quieren cobrar al país su política económica heterodoxa, que es exitosa, donde se administra el comercio exterior, se asignan recursos para el desarrollo productivo, se subsidia la energía para tener más competitividad que permita sostener el empleo".

La Corte de Apelaciones de Nueva York pidió el viernes último a la Argentina que antes del 29 de marzo brinde "precisiones" sobre el plan para cancelar la deuda con los fondos buitre. Los bonistas que no ingresaron en las reestructuraciones de deuda de 2005 y 2010 pretenden cobrar alrededor de 1.330 millones de dólares de parte de la Argentina luego del default declarado por el país en 2001.

El gobierno podría presentar esta semana un plan de pagos, más allá de que el tribunal neoyorquino le otorgó plazo hasta el 29 de marzo próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS