Edición Impresa

Cristina advirtió contra los que "quieren sembrar cizaña y dividir"

La presidenta hizo un fuerte llamado a la unidad nacional pero no a cualquier costo. La presidenta, sin dar nombres propios, acusó a los sectores que pretenden "boicotear la oportunidad histórica del país".  

Lunes 26 de Mayo de 2014

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó ayer a la "unidad nacional" pero advirtió que no le interesa "cualquier unidad nacional", a la vez que rechazó aquella que signifique "volver para atrás, para no ocuparse de los pobres" y la que dice que se debe "decir que sí a culturas que no tienen nada que ver con nuestra historia y necesidades".

Durante el discurso que ofreció por el 25 de Mayo ante una multitud, en el marco de un festival de música, la jefa del Estado apuntó, sin nombrarlos, contra quienes "quieren boicotear" la "oportunidad histórica" del país, y quieren "sembrar cizaña, dividir y enfrentar".

La presidenta se pronunció así luego de que el cardenal Mario Poli más temprano —durante el tedeum que se realizó en la Catedral Metropolitana— advirtiera que, si no se apuesta al diálogo, "todos perdemos" y planteara que "la unidad entre hermanos sigue siendo la ley primera".

"Convoco en esta fiesta patria a la unidad nacional, pero no a cualquier unidad, no me interesa la unidad nacional para volver para atrás, para no ocuparse de los pobres, excluidos, que me dice que le tengo que decir que sí a culturas que no tienen nada que ver con nuestra historia y necesidades", resaltó Cristina.

La primera mandataria, desde el escenario que se montó frente a la Casa Rosada y a través de cadena nacional, aclaró: "La unidad nacional que quiero, que necesitamos los argentinos, es lograr que cada vez podamos entendernos más y mejor, a partir de la palabra y de ideas claras".

La presidenta advirtió que ese objetivo se debe lograr "sin agresiones, sin descalificaciones y sobre todo sin discriminaciones".

Dolor. "A veces me duele como argentina, como mujer, cuando se nos critican porque damos cosas a los pobres o a los negros, o al hijo de algún inmigrante, y lo que es más importante cuando pareciera ser que sólo importa la suerte de cada uno", aseguró.

Cristina subrayó la necesidad de que los argentinos "dialoguemos con palabras, con ideas" para que "la unidad nacional sea precisamente para hacernos cada vez más grandes y cada vez mejores".

"Pero cada vez mejores tenemos que ser todos, no solamente pedir que sea mejor el de al lado y yo hacerme el estúpido", reclamó.

Por otra parte, Cristina denunció que "es cierto que algunos quieren boicotear" al país y se diferenció de aquellos que quieren "sembrar cizaña, dividir y enfrentar".

"Estamos ante una oportunidad histórica, que es cierto algunos quieren boicotear; que es cierto, algunos quieren sembrar cizaña, algunos quieren dividir y enfrentar. No cuenten conmigo, voy a seguir trabajando como siempre lo he hecho por las ideas que creo, con la fuerza de mis convicciones", remarcó.

Al respecto, la presidenta reclamó a esos sectores que "no angustien más a los argentinos, que ayuden a construir esperanza, que no asusten más a los argentinos, que ayuden a generar fe en el país y en las posibilidades que tenemos".

Con su llamado al diálogo y a la unidad, la Cristina se pronunció en sintonía con el cardenal, quien en el tedeum afirmó que "hoy o se apuesta por el diálogo, se apuesta por al cultura del encuentro o todos perdemos".

El purpurado porteño sostuvo que "retomar siempre y sostener en el tiempo la cultura del encuentro fraterno y el arte superior del diálogo, es garantía de una saludable vitalidad de nuestra bendita democracia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario