Edición Impresa

Crimen de Ferreyra: Pedraza, acusado de instigador

La querella de la familia del joven militante del PO responsabilizó al ex titular de la Unión Ferroviaria de haber ordenado el asesinato.

Miércoles 20 de Febrero de 2013

El Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), una de las querellas en el juicio por el crimen del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, acusó ayer al ex titular de la Unión Ferroviaria José Pedraza de "instigador" del asesinato perpetrado en octubre de 2010 en el barrio de Barracas.

En representación de Beatriz Rial, mamá de Mariano, el Cels también apuntó bajo el mismo calificativo al entonces segundo del gremio Juan Carlos Gallego Fernández, y dijo que el móvil del crimen fue el de "aleccionar" a empleados tercerizados del ferrocarril Roca, que reclamaban pasar a planta permanente.

Con una gran audiencia, al dar inicio a los alegatos, los abogados del Cels Alberto Bovino y Maximiliano Medina realizaron una exposición de varias horas acompañadas por gráficos y videos para fundar la acusación contra los ex directivos del gremio, delegados y trabajadores ferroviarios, además de a los siete policías federales acusados de liberar la zona.

El alegato comenzó con poner en "contexto" los hechos, y el abogado Bovino expuso que Pedraza manejaba al menos dos cooperativas que tenían a cargo tercerizados ferroviarios, y que ello fue un "negocio que proliferó".

"La tercerización proliferó, y el gremio lejos de acompañar el reclamo de tercerizados (pase a planta permanente) quería licuar el conflicto y aduciendo que las protestas eran protagonizadas por personas ajenas al ferrocarril", expuso el letrado.

Por su parte, Medina dijo que el crimen fue para evitar "futuros reclamos de tercerizados", "aleccionarlos", así como "mantener la hegemonía política en el gremio y conservar el poder económico a través de la tercerización".

Según el abogado, Pedraza y su entonces segundo "articularon la convocatoria" de los ferroviarios a través de "delegados de los talleres de Remedios de Escalada".

Además, dijeron que era una "fachada" el argumento de los ferroviarios respecto que se autoconvocaron para evitar un corte de vías por parte de los manifestantes porque esa situación le generaba bronca hacia ellos por parte de los pasajeros.

"El homicidio de Ferreyra (el 20 de octubre del 2010) fue a 300 metros de las vías y cuando se retiraba; evitar el corte de vías era una fachada", remarcó el querellante, para quien el verdadero motivo fue "confrontar" con los trabajadores tercerizados.

Grupo de choque. Además de Pedraza y Fernández, están siendo juzgados ocho integrantes de un "grupo de choque" que respondia al plan de la cúpula del gremio ferroviario y cometieron el asesinato y balearon a otros tres manifestantes, cuyos patrocinantes alegarán en la próxima audiencia.

También hay siete policías acusados de "abandono de persona" por no impedir que se concretara la agresión, entre ellos el comisario Hugo Lompizano, quien ayer presenció la audiencia en condición de detenido luego de haberse ausentado la semana pasada por haberse ido de vacaciones.

Al cabo de la audiencia, el tribunal deberá determinar si permanecerá en esa condición hasta el fin del juicio, en el que podría recibir una condena de hasta 15 años de cárcel.

La familia de Ferreyra, baleado cuando apoyaba esa protesta, ocupó ayer la primera audiencia de alegatos en este juicio con 17 acusados que se desarrolla ante el Tribunal Oral Criminal Nº21 en Comodoro Py 2002, en el barrio porteño de Retiro.

El alegato comenzó a las 10.30 y se extendió durante toda la jornada, mientras una gran cantidad de manifestantes siguieron el juicio desde la puerta de los Tribunales Federales porteños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS