Edición Impresa

Crece la preocupación por el posible cierre del Swift de Venado Tuerto

Los trabajadores del frigorífico Swift de Venado Tuerto están en alerta máxima frente a la incertidumbre sobre la continuidad de las actividades en la planta del sur santafesino. Ayer la empresa -que está paralizada desde hace 20 días cuando suspendió la faena- salió a ofrecer masivamente a sus 517 operarios un régimen de retiros voluntarios.

Miércoles 04 de Enero de 2012

Los trabajadores del frigorífico Swift de Venado Tuerto están en alerta máxima frente a la incertidumbre sobre la continuidad de las actividades en la planta del sur santafesino. Ayer la empresa -que está paralizada desde hace 20 días cuando suspendió la faena- salió a ofrecer masivamente a sus 517 operarios un régimen de retiros voluntarios y al mismo tiempo extendió la garantía horaria bajo la cual se encuentran sus empleados hasta el 10 de enero próximo.

La estrategia de desvinculación empresaria -comunicada en forma personal a los trabajadores que ayer debían volver a sus puestos- fue considerada por muchos como la antesala de un posible cierre. Sin embargo, ni desde la empresa, el gobierno provincial o el gremio fue posible tener una precisión sobre cuál será el futuro de la compañía propiedad del grupo brasileño JBS, pese a que la masa de trabajadores del frigorífico representa nada menos que el 2 por ciento del empleo privado registrado del nodo Venado Tuerto.

Ante esta situación, los trabajadores realizarán mañana un asamblea a las 10, frente a la sede del Sindicato de la Carne para definir qué estrategia adoptarán. La convocatoria tendrá lugar pocas horas antes de que se conozca la participación de JBS en el reparto de la cuota Hilton, decisión que para algunos analistas puede ser clave para determinar la continuidad del establecimiento venadense.

La incertidumbre sobre un posible cierre de la fábrica o la concentración de las actividades en la planta de Villa Gobernador Gálvez creció en los últimos meses entre los trabajadores venadenses por la crisis que atraviesa el sector y la política de cierre de fábricas del grupo brasileño en el último año. Así lo hicieron saber los delegados gremiales Lucas Crespo y Mauro Ortega. El temor está fundado en la materialización de la amenaza que hicieran los directivos de la firma al titular del Sindicato de la Carne, José Fantini, a fines de febrero de 2011: "Si no nos dejan exportar vamos a cerrar todas las plantas y sólo quedará abierta la de acá (por la planta de Villa Gobernador Gálvez"), aseguraron. Antes habían cerrado las plantas en Entre Ríos, Berazategui y Colonia Caroya.

En diálogo con LaCapital, Crespo reconoció que "la situación no es la óptima y debemos seguir en garantía horaria hasta el día 10 de enero y de ahí en más esperar lo que pueda pasar. Lo real es que la situación no es buena. Algunos compañeros se acogieron al retiro voluntario y la mayoría está esperando ver qué pasa".

Lo concreto es la empresa hace 20 días que no faena y ayer los trabajadores entraron en garantía horaria hasta el 10 de enero, fecha en que se definirá el futuro de la planta. El Swift arribó a Venado Tuerto tras el cierre de Cepa. Pertenece a la firma brasilera JBS y en Venado Tuerto gran parte de la faena era exportada a Israel.

El frigorífico faenó por última vez el 17 de diciembre del año pasado y a partir de esa fecha los trabajadores se tomaron vacaciones obligatorias hasta que volvieron a sus puestos de trabajo pero con la noticia de que la planta no tendría posibilidades de otorgarles trabajo.

La garantía horaria -explicó Crespo- "afecta a 517 operarios y consiste en 7 horas diarias; es decir 140 horas por mes. Con éste régimen se cobra el valor hora pero sin producción con lo cual el sueldo baja notoriamente".Los delegados destacaron que "existe buena predisposición por parte de la empresa y el diálogo es fluido y constante. No obstante este es un negocio raro el de la carne porque se puede solucionar el problema en pocas horas, si se logra la exportación, o pueden decidir cerrar las puertas. Es muy común que suceda esto con los frigoríficos exportadores".

Gestiones. El diputado Darío Mascioli se puso al frente del tema con el objetivo de encarar una serie de gestiones que redunden en evitar el cierre de la planta. "Con el intendente José Freyre estamos siguiendo muy de cerca el tema del frigorífico, porque están afectadas 540 familias. Queremos tener la mayor certidumbre para no generar pánico en la gente. Estamos en estos días tomando contacto con la gente del Sindicato de la Carne y con los empleados de Venado Tuerto, para interiorizarnos sobre la problemática", manifestó Mascioli.

Lo cierto es que el personal "entró en garantía horaria para retomar tareas a partir del 10 de enero. Esto es en función de que la empresa está tratando de cerrar contrato con un mercado, lo que permitiría tener una matanza de animales permanente. La industria cárnica es un mercado muy sensible, producto de la baja en el consumo per cápita en Argentina, la administración de los registros de exportación (ROE) y la falta de ganado, generan un combo complicado y sensible", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario