Edición Impresa

Crece la devoción por san Expedito, el patrono de las causas urgentes

La gente hace una larga cola para entrar a la iglesia y llegar hasta la estatua del santo y así posar su mano, una estampa, una vela o un clavel rojo sobre el vidrio que lo proteje.

Sábado 20 de Abril de 2013

“Me curó de un cáncer”, dijo ayer Nélida, una vecina de la zona sur que todos los años se acerca a la iglesia San Cayetano para agradecer lo que considera un milagro. “Se lo pedí a Jesús y a san Expedito”, aseguró. Este es uno de los cientos de casos de quienes hacen cola para pasar por delante de la imagen del santo conocido como el patrono de las causas urgentes en la parroquia de Buenos Aires al 2100.

   “Hace unos diez años, el padre Ernesto Longhi trajo esta imagen de san Expedito que la tenían las hermanas de la iglesia El Buen Pastor. Desde entonces fue creciendo la devoción”, relató Ana María Melo, una de las colaboradoras del templo que cada vez congrega a más gente.

   Adentro de la iglesia están colocados los dos santos más populares: san Cayetano y san Expedito, y si bien para el día del patrono del trabajo ese lugar se vuelve intransitable por la cantidad de gente que se agolpa, cada 19 de abril, dedicado a san Expedito, se está volviendo cada vez más popular.

   La gente hace una larga cola para entrar a la iglesia y llegar hasta la estatua del santo y así posar su mano, una estampa, una vela o un clavel rojo sobre el vidrio que lo proteje.

¿Qué piden? Rosa Alegre llegó desde Granadero Baigorria descalza porque hizo una promesa, explicó mientras se limpiaba los pies satisfecha por haber cumplido su palabra. “Me hizo un favor muy importante para mi familia”, dijo emocionada y no quiso contar de qué se trataba. Su hija Chiara acotó que además habían venido a pedir por un tío que tiene cáncer. “Somos gente que va a la iglesia”, dijo Teresa, abuela de Chiara. “Hace tres años me corté el pelo y lo vine a dejar, porque pedí por una hija y se pudo solucionar el problema”, aseguró.

   Angélica Strupeni, de 80 años, alquiló un auto con otras dos amigas y llegaron a San Cayetano desde Acebal. “Le pido que me de salud para seguir viniendo”, dijo contenta.

   En la puerta no faltaron los vendedores de medallas, velas, estampas y rosarios. “Se ofrecen claveles rojos porque es el color que predomina en este santo, que era un soldado romano”, explicó Betty, quien desde hace 15 años vende flores frente al templo.

   Desde La Florida llegaron Rosa y Genoveva, dos amigas que todos los 19 se acercan a la iglesia para agradecer “sobre todo por la salud”, expresaron. Muchos aprovecharon también para rezar frente a la imagen de san Cayetano y participar de la misa.

   Carmen, que vive en el barrio, contó que ella acude a san Expedito contagiada por ver a tantos fieles. Su amiga Norma le pide “de todo, desde encontrar algo que se le perdió hasta que le saque la angustia”. Algo repiten todos: “Esto es cuestión de fe”.

Un mártir cristiano del siglo IV. "A este santo se lo representa pisando a un cuervo que está diciendo mañana, mañana, que era la tentación del diablo que intentaba que aplace su conversión al cristianismo. Por eso tiene una cruz en la mano con la palabra hoy, en latín. El santo nos dice que tenemos que ser cristianos hoy, y animarnos a seguir a Jesús hoy”, explicó el sacerdote ayer en la iglesia san Cayetano, donde está la imagen de Expedito, y por la que peregrinaron fieles durante todo el día.

   Este santo, según explicó una colaboradora de la iglesia, se hizo muy popular en Argentina por la telenovela brasileña Doña Beija, donde los personajes acudían a él. Es un armenio que pertenecía a una legión de soldados romanos y el 19 de abril del año 303 fue martirizado por haberse convertido al cristianismo. Fue canonizado en 1671 por el papa Clemente X .

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS