Edición Impresa

“Crearemos una policía municipal que conozca los barrios y esté cerca del vecino”

El presidente de la Cámara baja, Luis Rubeo, autodefinido como “peronista y militante por convicción y vocación”, planteó sus propuestas legislativas en caso de ser reelecto.

Domingo 05 de Abril de 2015

“Peronista y militante por convicción y vocación”, se define Luis Rubeo (h), presidente de la Cámara baja santafesina y precandidato a diputado provincial por el Frente Justicialista para la Victoria.

   Rubeo viene militando en política desde hace 45 años. A los 13, mientras cursaba la secundaria en Rosario, se sumó al centro de estudiantes, el que llegó a presidir. Luego se sumó a la Juventud Secundaria Peronista, y desde allí ya no se apartó de la política, a pesar de haber tenido que exiliarse en 1976, luego de que la noche del 26 de julio de ese año atentaran contra la propiedad en la que vivía junto a sus padres y su hermana.

   Volvió al país a los 18 años para desempeñarse en la actividad privada, pero siempre haciendo lugar para la militancia política, levantando históricamente las banderas de Perón y de Evita. En 1987 fue elegido concejal de Rosario y en 2007 diputado provincial, banca que actualmente ocupa. Hoy se encuentra muy cerca del titular de la cartera de Defensa nacional, Agustín Rossi, con quien integra junto a miles de militantes La Corriente Nacional de la Militancia, un espacio que nació en 2010 y que en la actualidad abarca todo el país.

   —¿Cómo está compuesta su familia?

   —Estoy casado con Liliana hace 38 años, con quien tengo dos hijos, Daniel y Federico. Daniel no tomó el camino de la política pero con Federico sí militamos codo a codo. Y Lili es una gran mujer, con la que comparto mi vida. La conocí cuando tenía 15 años, y desde ese momento estamos juntos y felices.

   —¿Por qué lo definen como incansable?

   —No lo sé, quizás sea porque me levanto temprano, a las 6, tomo mate con mi mujer mientras leo los diarios y veo las noticias. A las 7 repaso las cosas que tengo que hacer y me hago listas para no olvidarme de nada. A partir de las 8, comienzo con reuniones con gente que me acerca inquietudes o con organizaciones intermedias que nos plantean necesidades. Generalmente no paro para almorzar, sigo trabajando hasta la noche, y termino la jornada reunido con compañeros en locales partidarios. Los miércoles y jueves, hago lo mismo pero en Santa Fe, en la Legislatura. Y sábados y domingos recorremos el interior. Si hay alguien a quien tengo que agradecer el aguante es a mi esposa.

   —¿Cómo definiría la lista a diputados que encabeza?

   —Con una clara identificación con el peronismo, conjugando experiencia, juventud y representación territorial. Esas son las cuatro características básicas que tiene nuestra lista. La definimos pensando en poner las mejores mujeres y hombres, representando a todo el territorio provincial, para que cada santafesino tenga a uno de nuestros candidatos cerca para poder plantearles sus inquietudes y necesidades. Es una síntesis de la experiencia y la juventud que se necesitan para trabajar con creatividad y responsabilidad con el único objetivo de solucionar los problemas de la gente.

   —La educación y la seguridad son temas centrales en su plataforma. ¿Cuál es su propuesta para los santafesinos?

   —Son centrales y van de la mano. La educación es la herramienta que nos iguala socialmente, y sólo con educación vamos a alejar a los pibes de la droga y la delincuencia. Voy a insistir con la implementación de la jornada extendida en las escuelas, buscando triplicar los establecimientos que cuenten con esta modalidad, que además de contener a los chicos en el ámbito escolar, va a permitir que adquieran otros conocimientos. Conozco muchos chicos que hacen teatro, deportes o van a inglés porque sus padres pueden pagar esas actividades, pero hay otros que no pueden hacerlo porque a sus papás no les alcanza el sueldo. Hace un tiempo en el barrio Empalme Graneros conocí a Mabel, quien me contó que estaba preocupada porque Rodrigo, su hijo, va cuatro horas a la escuela y a ella ir a trabajar le insume alrededor de diez. Le genera intranquilidad que su hijo pase mucho tiempo en la calle y le gustaría que en ese tiempo libre, por ejemplo, estudiara inglés, pero no puede costearlo. Entonces ahí creo que debe estar el Estado. Rodrigo también tiene derecho a las mismas posibilidades que el resto de los pibes. Otra cuestión importante es la creación de la Policía Municipal. Un cuerpo policial que esté cerca de los vecinos, que conozca los barrios y, sobre todo, que tenga un rol preventivo y no que corra detrás del delito, como sucede ahora. Lazos sólidos y de confianza con la comunidad, eso es lo que busca este proyecto.

  —Usted se involucró en un tema sensible como es la discapacidad. ¿De qué se trata el observatorio de derechos que impulsa?

   —La iniciativa tiene media sanción de Diputados y busca proteger y asegurar derechos en condiciones de igualdad para las personas con discapacidad. La particularidad radica en que el observatorio dependerá de la Legislatura, mientras que hoy, en todas las propuestas existentes, la dependencia es del Poder Ejecutivo. Pensamos en la construcción de un espacio de amplia participación donde las ONG, los representantes del Ejecutivo y legisladores puedan controlar las políticas públicas provinciales en esta materia. Ya sabemos que todos somos buenos, pero si nos controlan somos mejores. Eso es lo que buscamos con el observatorio.

   —En donde no lo han acompañado hasta ahora es en la aprobación de la jubilación docente anticipada. ¿Qué opina de este tema?

   —Voy a seguir insistiendo con esto porque creo que hay que mejorar la calidad de la educación. Necesitamos que los que están al frente de las aulas se muestren motivados y en condiciones plenas para ejercer el cargo. Queremos que cualquier docente pueda jubilarse a los 25 años de servicio ininterrumpido frente al aula. Esto es voluntario, cada docente puede decidir si quiere acogerse al beneficio, y no hay limitante de edad. Hasta ahora los colegas de otras bancadas no han acompañado la propuesta, a pesar de que no generaría desfinanciamiento del Estado. Falta es decisión política, y a nosotros nos sobra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario