Edición Impresa

Costa Alta: Tiroteo entre un policía y un joven que lo asaltó

El agente estaba de franco cuando quisieron robarle la moto a punta de pistola. El efectivo y uno de los ladrones resultaron heridos.

Martes 31 de Diciembre de 2013

Un agente de la policía rosarina fue herido ayer a la madrugada al resistirse al intento del robo de su moto en la zona de Costa Alta. En el incidente también resultó baleado uno de los dos ladrones que intentaron apoderarse del rodado. El efectivo, que estaba de franco, fue derivado a un sanatorio privado mientras que el maleante quedó internado en calidad de detenido en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. En este marco, una fuente policial señaló que la vida del uniformado y del ladrón no corren peligro.

Un vocero consultado indicó que el incidente ocurrió cerca de las 3 de ayer, en el paseo Costa Alta, a la altura de la calle David Peña. A esa hora, el agente Martín Q., de 22 años y miembro del Cuerpo Guardia de Infantería, estaba con un amigo y dos chicas en ese lugar cuando aparecieron dos jóvenes a bordo de una moto que enseguida demostraron sus intenciones de asaltarlos.

Así, uno de los asaltantes le exigió al uniformado a punta de pistola que le entregara su moto Yamaha de 125 cilindradas que estaba estacionada a unos metros del lugar. "La primera reacción del policía fue sacar la llave de la moto del tambor. Entonces uno de los ladrones le disparó", explicó un portavoz de la comisaría 10ª, en cuya jurisdicción ocurrió el hecho.

El agente Q. se desplomó herido al suelo y, desde esa posición, se "dio a conocer como policía", dijo el vocero consultado. Entonces el delincuente volvió a pulsar el gatillo de la pistola nueve milímetros que portaba y disparó otros dos tiros.

A pesar de estar herido, Martín Q. alcanzó a gatillar su pistola nueve milímetros reglamentaria. Uno de los proyectiles alcanzó al ladrón, que se derrumbó en el suelo mientras su cómplice se esfumaba.

Heridos. El uniformado fue trasladado al hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, donde los médicos comprobaron que presentaba una herida en el abdomen. De este centro asistencial fue derivado a un sanatorio privado. Por su parte, el ladrón, identificado como Mario G., fue alcanzado por un proyectil en la espalda y otro en el tórax.

Los efectivos de la seccional 10ª secuestraron el arma reglamentaria del efectivo y una pistola nueve milímetros con la numeración limada que estaba en manos del ladrón para realizar las pericias de rigor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS