Edición Impresa

Corredora falleció en una prueba

Lo que debió ser una fiesta atlética terminó en una fatalidad. Pamela Ronda, de 25 años, falleció el 28 de marzo de un ataque cardíaco después de competir en el cross country de Pérez, que se llevó a cabo en el club Mitre de esa localidad.

Domingo 05 de Abril de 2009

Lo que debió ser una fiesta atlética terminó en una fatalidad. Pamela Ronda, de 25 años, falleció el 28 de marzo de un ataque cardíaco después de competir en el cross country de Pérez, que se llevó a cabo en el club Mitre de esa localidad.

Pamela participó en la prueba integrativa de cinco kilómetros del cross country, una carrera cuyas características es que se desarrolla en un circuito natural.

Compitió sin exigirse al máximo, corriendo por tramos y en otros caminando. Eso quedó demostrado en que llegó a la meta cuando lo hacían los primeros de la carrera principal de 12 kilómetros, según comentó uno de los encargados de la organización de la prueba. Después de cruzar la llegada y de recibir la medalla, Pamela cayó desvanecida.

Según el presidente de la Asociación Rosarina de Atletismo, Fernando Vilotta, los médicos comenzaron inmediatamente los trabajos de reanimación, ingresando luego al predio la ambulancia que se encontraba afuera del club Mitre. Pero los intentos fueron en vano.

Si bien la autopsia aún no determinó la causa de su deceso, un allegado a la joven, que no participaba habitualmente de esta clase de pruebas, comentó que podría ser una enfermedad congénita del corazón ya que existen antecedentes en su familia.

Por el dolor que les significó la pérdida de Pamela, sus seres más cercanos prefirieron no darle trascendencia pública a este lamentable hecho, al menos hasta el momento.

Este fallecimiento también es un llamado de atención para tantos que compiten sin saber si están en condiciones de hacerlo.

Vilotta dijo que la Asociación Rosarina de Atletismo, encargada de la fiscalización del cross country que organizó la empresa Compañía de Deportes, tuvo una reunión en la que se planteó lanzar una campaña de concientización para que los corredores se hagan chequeos médicos.

También desde la Asociación Rosarina se analiza la posibilidad de lograr algún convenio para que se le pueda ofrecer a los atletas una ergometría, estudio del corazón que es costoso y que a veces resulta inaccesible.

Vilotta aclaró que en ningún maratón del mundo se le exige a los atletas que presenten este estudio, por lo que cada uno debe responsabilizarse de su salud.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario