Edición Impresa

Corea del Norte sacudió al mundo con una nueva explosión atómica

Se trató de la tercera prueba norcoreana de este tipo desde 2006. Fuerte incógnita sobre la tecnología utilizada. El aislado régimen comunista hizo un test subterráneo. Condena unánime de la comunidad internacional, incluso de China, su único aliado.

Miércoles 13 de Febrero de 2013

Corea del Norte volvió a escalar la tensión, al desafiar a la comunidad internacional con una nueva explosión atómica subterránea, accion que fue condenada en una sesión de urgencia por el Consejo de Seguridad de la ONU en forma unánime. La explosión, la tercera que realiza Norcorea desde 2006, es un mensaje directo a sus ricos vecinos, Corea del Sur —ante todo— y Japón, pese a que su retórica fue dirigida ayer contra Estados Unidos. En ambos países asiáticos hubo manifestaciones de repudio al acto de intimidación del régimen estalinista de Pyongyang. El episodio le significó al régimen norteño una dura reprimenda de su único aliado internacional, China (ver página 32).

La ONU, en una sesión de urgencia, condenó con "con fuerza" el nuevo test nuclear y anunció que adoptará las "medidas pertinentes", señaló en un comunicado. El Consejo de Seguridad, formado por 15 naciones, que incluye a China, mostró una condena unánime al test nuclear y quiere iniciar de inmediato el debate para adoptar las medidas apropiadas contra el país comunista. Todo apunta que adoptará nuevas sanciones a las que ya impuso a Norcorea por sus anteriores pruebas.

¿Nueva tecnología? Según el país comunista, la prueba se realizó con un artefacto "miniaturizado y más liviano (que los anteriores explosivos) con una mayor fuerza explosiva" y de manera "segura y perfecta", con el objetivo de "servir a la seguridad nacional y en respuesta a la política de confrontación" de Estados Unidos, señalaron los medios estatales del aislado régimen. No hay forma de confirmar por ahora las afirmaciones norcoreanas sobre sus presuntos avances en la tecnología de miniaturización de la bomba, un paso tecnológico muy difícil que por ahora está solo al alcance de las grandes potencias.

El servicio secreto surcoreano NIS ya había expresado sus temores de nuevas explosiones nucleares norcoreanas. Pyongyang había anunciado un test "en protesta" contra la ampliación de las sanciones de la ONU en enero, que fueron respuesta al lanzamiento de un misil en diciembre. El politburó del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte había destacado el domingo en una reunión la necesidad de lanzar nuevos satélites y "misiles de largo alcance".

Se trata de la tercera prueba nuclear tras las realizadas en 2006 y 2009, y la primera bajo el gobierno de Kim Jong-un, quien con unos 30 años de edad sucedió a su padre al frente del país hace poco más de un año.

Hasta ahora, Estados Unidos y Corea del Sur estiman que su vecino del norte no cuenta con la tecnología para miniaturizar la bomba y hacerla portable por sus misiles. Se sabe que trabajan ese sentido. De hecho, ha estado desarrollando sus misiles, que ya podrían alcanzar ciudades del oeste norteamericano y el este de Europa. A causa de esto, el programa de armas norcoreano es visto en la región y en el resto del mundo como una seria amenaza.

Pero la clave es la tecnología aplicada al test, a la cabeza nuclear de varios kilotones hecha estallar a alrededor de un kilómetro de profundidad. Puede tratarse de un dispositivo primitivo y pesado, muy similar a los usados por Estados Unidos y la extinta Unión Soviética en los años 40 y 50, lo que lo haría casi inútil. Por esto, según el servicio secreto surcoreano, es demasiado pronto para decir si Corea del Norte dispone de la tecnología necesaria para construir un arma nuclear operativa. El único que podría proveerle esa tecnología es China, que a su vez la obtuvo mediante espionaje de los Estados Unidos.

Sismo artificial.Una actividad sísmica repentina fue el primer indicio de la prueba norcoreana. Corea del Sur registró un "terremoto artificial" que sacudió Corea del Norte a las 11:58 hora local de ayer, y habló de una "alta probabilidad" de un ensayo nuclear. La agencia geológica de Estados Unidos cifró la magnitud en 4,5. La ubicación del sismo coincidió con la zona de pruebas nucleares norcoreanas.

Según informó luego en Viena la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), la explosión fue el doble de potente que la desencadenada por el test nuclear realizado por el país comunista en 2009. Pese a la afirmación de Pyongyang de que se trató de un test nuclear, el organismo de la ONU no confirmó oficialmente que se trate de eso, y señaló que necesitará al menos dos días para esclarecer el origen del movimiento sísmico. Es que una "pequeña" explosión nuclear se puede simular haciendo estallar varios miles de toneladas de explosivo convencional, en especial en un lugar alejado de todo escrutinio internacional. Los satélites de inteligencia militar estarían en condiciones de detectar vestigios de plutonio, uranio y los derivados radiactivos que produce una explosión nuclear.

Potencia estimada.Según el Ministerio de Defensa surcoreano, el test pudo tener una potencia de entre seis y siete kilotones (un kilotón es igual a mil toneladas de TNT) frente a un kilotón en 2006 y entre dos y seis en 2009. La bomba nuclear lanzada en 1945 sobre Hiroshima tenía entre 13 y 16 kilotones. Por esto, sobre todo la primera prueba de 2006, quedó bajo sospecha: su baja potencia pudo ser simulada con explosivos convencionales.

Los expertos del CTBTO señalaron que su red de estaciones de medición podría captar gases radiactivos liberados por Corea del Norte en los próximos días o semanas, pero que será casi imposible determinar si el país probó un arma de plutonio o de uranio. Instituciones internacionales como la Unión Europea, la Otán o la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), así como los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, Corea del Sur, Japón e incluso China e Irán condenaron en duros términos la prueba nuclear norcoreana. Japón y Corea del Sur convocaron a reuniones de sus consejos de seguridad. Tokio señaló que aumentará las sanciones bilaterales contra el país comunista.

Vestigios radiactivos

En los próximos días se podrían detectar vestigios radiactivos que confirmarían la explosión. Esta tuvo de 6 a 7 kilotones de potencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS