Edición Impresa

Córdoba intenta recuperar la calma tras los violentos saqueos

Luego de una noche de violentos saqueos y disturbios en distintas localidades de Córdoba que dejaron como saldo un muerto y más de 200 heridos, los efectivos de la Policía de la provincia...

Jueves 05 de Diciembre de 2013

Luego de una noche de violentos saqueos y disturbios en distintas localidades de Córdoba que dejaron como saldo un muerto y más de 200 heridos, los efectivos de la Policía de la provincia aceptaron ayer una propuesta oficial de aumento salarial y concluyeron el acuartelamiento iniciado el martes, en medio de un fuerte tensión entre el gobierno de José Manuel De la Sota y la Casa Rosada.

"Quiero transmitir la tranquilidad de compartir que la fuerza vuelve a estar al servicio. Nuestra fuerza policial saldrá por pedido de nuestro Poder Judicial judicial, de este gobernador, a perseguir a todos los delincuentes y saqueadores", aseguró De la Sota, al anunciar el acuerdo alcanzado con la fuerza provincial.

El acuartelamiento duró 36 horas y, ante la ausencia de policías en la calle, se produjeron saqueos en varios supermercados y locales que dejaron como saldo un joven de 20 años muerto por un disparo en el tórax durante un saqueo en Ciudad Evita.

Además, el intendente de Córdoba capital, Ramón Mestre, informó que entre los dos hospitales municipales habían sido atendidas unas 250 personas "con golpes y contusiones vinculadas a hechos de inseguridad", entre ellos varios heridos de bala, y además se contabilizaban alrededor de 60 detenidos en toda la provincia.

El arreglo. De la Sota, quien se encontraba en Panamá rumbo a un congreso de mandatarios provinciales y debió regresar de urgencia, informó al mediodía que los policías habían aceptado la propuesta que contemplaba, entre otros puntos, llevar el salario básico de 2.500 a 8.000 pesos, un uniforme completo anual, el aumento de los adicionales y la exención de sanciones a los efectivos acuartelados.

Asimismo, el mandatario prometió asistencia para los comerciantes damnificados por los saqueos; instó a la Justicia a investigar para que "ninguno quede impune" y se comprometió a no aplicar sanciones, luego de un primer ultimátum lanzado por la mañana, en el que había amenazado con impulsar despidos en la fuerza.

"Cuentan con todo el respaldo del gobierno para salir a trabajar y para poner orden", señaló el gobernador dirigiéndose a la Policía, y dijo que esperaba que ese accionar sirviera "para que la Justicia pueda instruir causas contra cada uno" de los saqueadores.

Durante el anuncio, el gobernador cordobés agradeció el apoyo de dirigentes opositores como el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri; su par santafesino, Antonio Bonfatti; y los diputados nacionales Sergio Massa y Julio Cobos, además del gobernador Daniel Scioli, entre otros, con quienes se comunicó durante la jornada.

"Es como si los cordobeses tuviéramos que quemar nuestro DNI, porque pareciera que algunos no nos consideran parte de la República Argentina", bramó de la Sota en alusión a la negativa inicial de la Casa Rosada de enviar efectivos de Gendarmería para frenar los saqueos, los que finalmente fueron rechazados luego de alcanzado el acuerdo salarial.

Por último, el mandatario agradeció a la prensa, "porque distribuyendo las imágenes en las que ha quedado claro que no hubo un estallido social" y, al respecto, agregó: "Operaron bandas de delincuentes organizados que aprovecharon la ausencia policial".

Adicionales. El abogado de los acuartelados, Miguel Ortiz Pellegrini, sostuvo por su parte que De Sota se comprometió a "establecer el incremento de los servicios adicionales en forma proporcional al salario, diferencia de los fines de semana; incrementar la diferencia porcentual entre las diferentes jerarquías, a proveer un uniforme operativo anual a cargo de la provincia y a abonar los servicios adicionales".

También sostuvo que se acordó "comenzar a elaborar un proyecto para que las faltas leves sean recusables ante el tribunal de conducta policial; mejorar las condiciones del comando de acción preventiva; y realizar gestiones tendientes a la consecución de créditos blandos para viviendas". Anoche, Córdoba volvía a la normalidad.

Casi mil negocios saqueados

Al menos mil negocios fueron saqueados en Córdoba durante la huelga de policías. No se dieron datos precisos sobre la cantidad de detenidos, en una jornada en la que los propios vecinos debieron custodiar sus comercios y viviendas. Los policías celebraron el acuerdo salarial pese a las trágicas horas que se vivieron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS