Edición Impresa

Copa Sudamericana: Central jugará con los xeneizes por la segunda fase en septiembre

El escudo de Central otra vez se mezcló ayer con algunos de los clubes más importantes del cono sur. No es poca cosa para un equipo que hace apenas un año logró reaparecer en la primera división tras tres temporadas interminables en la B Nacional.

Miércoles 21 de Mayo de 2014

Volvió a ocupar un lugar de privilegio. El escudo de Rosario Central otra vez se mezcló ayer con algunos de los clubes más importantes del cono sur. No es poca cosa para un equipo que hace apenas un año recién logró asomar la cabeza y reaparecer en la primera división tras tres temporadas interminables en la B Nacional. Pero ese mal trago ya quedó archivado. Los 54 puntos cosechados en el torneo global que acaba de culminar le posibilitaron al Canalla meterse en la cada vez más prestigiosa Copa Sudamericana, que como marca el eslogan promocional tiene como seducción entregar "la otra mitad de la gloria continental".

Ayer se realizó el sorteo del certamen en el lujoso hotel Sheraton de Buenos Aires y los copones arrojaron que Boca será el adversario en una apasionante llave a cara o cruz, que tendrá su primer capítulo en el Gigante de Arroyito y la revancha en la Bombonera, probablemente allá por septiembre. Lo más trascendente es que Central volvió al plano internacional.

La ceremonia del sorteo estuvo encabezada por el presidente de la Conmebol, el uruguayo Eugenio Figueredo. Por parte de Rosario Central asistieron el presidente Norberto Speciale, el tesorero Eduardo Macías y el entrenador del primer equipo Miguel Angel Russo. El salón Libertador del hotel Sheraton estaba repleto de directivos de las asociaciones de cada país y dirigentes de los equipos participantes.

El momento culminante para el Canalla llegó cuando se abrió la penúltima bola del mediodía, cuyo papel estaba rotulado con el nombre de Rosario Central. Esto determinó que será local de Boca en el partido de ida, con revancha inmediata en la Bombonera. El compromiso será por la segunda fase de la Copa Sudamericana y el vencedor de la serie accederá a los octavos de final. Un dato importante es que si el equipo centralista avanza siempre jugará el segundo partido de visitante, al menos hasta la final.

"La plaza rosarina es muy buena para la Conmebol. Allí hay mucha pasión. Rosario está en el centro del fútbol", le dijo Figueredo a Ovación, mientras los directivos de los clubes hacían fila para saludarlo.

Central volvió al plano internacional. Y pertenecer tiene sus privilegios. Porque los partidos son televisados al mundo, se prestigia la institución, se eleva la calidad futbolística por la talla de los rivales que hay que enfrentar y además se cotizan los jugadores del plantel.

Así fue el día en que el Canalla se reinstaló en Sudamérica. Ya vendrá el tiempo en que comience a rodar la pelota tras el Mundial de Brasil y lleguen los atrapantes encuentros ante Boca. Claro que este debe ser el punto de partida para la entidad de Arroyito, jamás el de llegada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario