Edición Impresa

Copa Davis: Cayó Nalbandian y ganó Del Potro, la serie 1 a 1

Al final de la jornada y con el sol desapareciendo rápidamente por el oeste, el 1 a 1 entre Argentina y Croacia se transformó en un gran alivio. La serie vino torcida.

Sábado 07 de Abril de 2012

No había que ser exitista, no había que soslayar a Croacia. No había que dar por hecho lo que todavía ni siquiera había empezado. Había que jugar. Sólo después de contar los dos porotos cualquiera podría haberse arrogado el derecho de considerarse un buen pronosticador. Había que jugar. Y en la cancha se vivió una realidad incontrastable. Casi siempre gana el que juega mejor, a pesar de los pergaminos del rival. Al final de la jornada y con el sol desapareciendo rápidamente por el oeste, el 1 a 1 entre Argentina y Croacia se transformó en un gran alivio. La serie vino torcida. Porque Cilic fue claramente superior a Nalbandian. Y le ganó. Porque Del Potro estuvo a punto de no jugar por problemas de salud, aunque terminó ganando con autoridad. Porque también circuló la versión de una lesión de Nalbandian apenas consumada la derrota que luego David descartó casi vehementemente. La realidad estuvo a un tris de asestarle un duro golpe a la soberbia. Por suerte apareció Del Potro. El y Cilic fueron los protagonistas de una jornada infartante, como hacía mucho tiempo no sucedía en un viernes de Copa Davis en el polvo de ladrillo de Buenos Aires. Hacía 14 años que Argentina no empezaba perdiendo una serie como local. Desde que el eslovaco Dominik Hrbaty le ganó a Franco Squillari en el Buenos Aires Lawn Tennis en 1998.

Como habrá sido de extraña y estresante la jornada que a medida que se iban esfumando las chances de Nalbandian, no fueron pocos los que susurraron a modo de pregunta si no hubiera sido mejor que jugara Mónaco. A la luz del resultado es posible. En todo caso servirá para tenerlo en cuenta de ahora en más. La verdad es que cuesta suponerlo. Es inverosímil proyectar un equipo en el que Nalbandian sólo sea convocado para jugar el dobles. Inviable. La verdad es que el bajo perfil de Mónaco ayuda bastante para la salud del grupo.

Tan es así que en la cabeza de Jaite el quinto punto tiene nombre y apellido: Juan Mónaco. Del dicho al hecho...

Pero ya se escribieron demasiadas líneas sin darle el espacio que merece el héroe de la jornada: Juan Martín Del Potro.

Mal que les pese a unos cuantos, Delpo es el que lleva los pantalones largos en el equipo argentino de Copa Davis. Sin él, las chances de ganar la Ensaladera de Plata serían casi nulas.

“Si no hubiera sido la Copa Davis, capaz que me volvía a Tandil”, dijo el número 10 del mundo segundos después de “ajusticiar” al gigante Karlovic. Mientras hablaba cerraba con fuerza sus ojos en una clara demostración de malestar físico. “De acá me voy a la cama”, dijo Juan Martín en medio de una ovación tan merecida como demorada. No es una declaración menor.

Hasta lo acusaron de vendepatria por bajarse del match con Alemania, pero si no fuera por él... Nada de lo que se escribe, por si hace falta aclararlo, va en desmedro de Nalbandian. Es puro reconocimiento al as de espadas que tiene Argentina para permitirse soñar con el título.

No vale la pena narrar la sarta de imbecilidades que se dijeron en la sala de prensa del estadio Mary Terán de Weiss y también en las tribunas cuando se dudó de la presencia de Del Potro frente a Karlovic.

Será cuestión de que se traguen las especulaciones. Pero eso no es lo importante. Jaite, el capitán, el que decide, sabe perfectamente de qué se trata. Apenas asumió puso a Del Potro por encima de todos. Y es así nomás.

Habrá que aprender de este Viernes Santo. La enseñanza debe ser capitalizada para el futuro inmediato si Argentina logra superar a Croacia.

Hay que jugar. Con profesionalismo. Priorizando el bien común por sobre el individual. ¿Qué quiere decir eso? Muy sencillo. Si alguno de los jugadores no está en condiciones de jugar, debe correrse. Se llame como se llame.

Ayer Cilic no despachó a Nalbandian en sets corridos por la superficie. El polvo de ladrillo maquilló el resultado. Es cierto, el croata jamás le había ganado a David, pero siempre hay una primera vez. Y no hay que tentar a la suerte.

El equipo argentino de Copa Davis debe construirse a partir de Del Potro. Y el resto debe acompañar poniendo todo (se incluye el mencionado profesionalismo).

Hoy será el turno del dobles (ver aparte). Allí sí Nalbandian podrá sentirse el gran protagonista.Y recibirá, como siempre, el enorme tributo de la gente.

Pero los pantalones largos los lleva Del Potro. Es el as de espadas... También el de bastos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario