Edición Impresa

Convocan a una jornada sobre bullying y acoso

Es para prevenir el riesgo de utilizar las redes sociales en la propagación de conductas hostiles de jóvenes y asediadores.

Jueves 29 de Mayo de 2014

Son situaciones viejas como el mundo, burla y acoso, pero encontraron en las redes sociales una versión que potencia su crueldad y frecuencia. Se trata de bullying y grooming, nombrados en inglés pero universales como la complejidad de la conducta humana, y refieren a la hostilidad entre pares y al acoso de un mayor hacia un menor, respectivamente. Hoy, a partir de las 9.30, arrancará en el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa una jornada de prevención y protección de niños, niñas y adolescentes a cargo del fiscal Ricardo Sáenz, quien lleva más de una década estudiando el tema.

El mundo virtual, la reconfiguración de la violencia y una subjetividad donde la imagen talla fuerte forman el delicado sustrato capaz de generar víctimas y victimarios, como la muerte de una joven de 17 años, en Junín, a manos de sus compañeras de escuela. "Es el bullying, que se puede dar tanto en el plano psicológico como físico entre pares, sobre alguien a quien se discrimina por alguna característica", explicó a La Capital Sáenz.

Según el fiscal general ante la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la ciudad de Buenos Aires, el bullying es el clásico tema de "tomar de punto a un compañero de colegio por alguna característica, gordo, flaco o porque juega mal al fútbol".

"Esto siempre ocurrió, pero cuando antes se interrumpía una agresión, ahora alguien la filma y la envía a las redes sociales", describió.

¿Cuál es la razón de ese cambio? Para el fiscal, hay que bucear las causas en los nuevos sentidos. "Creo que estamos en un momento donde la imagen es todo, se manda un mensaje con una foto y eso alcanza para contar algo. Es el momento de la sociedad que nos toca y los niños y jóvenes son los que tienen esa cuestión más internalizada", argumentó.

Pero, más allá de condensar un relato en un marco de reconfiguración de la privacidad y el pudor, la imagen se vuelve filosa como un cristal quebrado. "Entre novios se intercambian imágenes del cuerpo, que si después se pelean el chico las pasa a sus amigos y la fotografía de la joven anda dando vueltas", describió Sáenz como botón de muestra.

"Los jóvenes cuentan todo lo que les pasa y lo ponen en Facebook. Para ellos, la tecnología no es una herramienta sino una forma de mostrar la vida sin medir los riesgos. Es fundamental entender que es así y no lo vamos a cambiar, es el mundo que ellos están armando. Lo que queda es trabajar con ellos para que entiendan los riesgos, en las escuelas y con los padres", señaló. Claro que en ese último aspecto también hubo cambios que obligan a otra mirada.

Al respecto, el fiscal comentó: "Los jóvenes tienen una concepción de autoridad que no manejábamos nosotros. Hoy no aceptan una orden sólo porque se les dice

«soy tu padre». Hay que hablarles, generar un marco de confianza para que, si les ocurre algo, vengan a contarlo. Por supuesto, los padres también tienen que saber algo de tecnología", comentó.

Pendiente. Según Sáenz, integrante de la ONG Argentina Cibersegura, la Justicia va tomando el tren de a poco para encarar delitos informáticos: acoso (grooming), pornografía infantil, fraudes de identidad, accesos ilegítimos y los relacionados con las bases de datos, entre otros.

"Hace años que propongo crear una fiscalía especializada, como es la tendencia en el mundo. Hay que seguir trabajando", enfatizó.

Rasino, contra el delito virtual

En la Jornada de Prevención sobre Ciberbullying y Grooming, junto al fiscal Ricardo Sáenz, disertará la diputada nacional y ex ministra de Educación de Santa Fe Elida Rasino. Sobre el tema, la legisladora presentó, entre otros, proyectos para modificar el Código Procesal Penal, para la creación de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Informáticos y un Programa Nacional de Prevención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario