Edición Impresa

Conmoción en Francia: el ataque a una escuela judía dejó cuatro muertos

Un atacante disparó ayer con dos pistolas desde una moto contra una escuela judía en la ciudad francesa de Toulouse, matando a un rabino y a tres niños, y dejando al país en estado de shock.

Martes 20 de Marzo de 2012

París.- Un atacante disparó ayer con dos pistolas desde una moto contra una escuela judía en la ciudad francesa de Toulouse, matando a un rabino y a tres niños, y dejando al país en estado de shock.

El arma empleada en este ataque es la misma que se usó la semana pasada en dos tiroteos ocurridos en la misma zona del país: el del domingo pasado, cuando un militar francés fue asesinado a tiros en plena calle en Toulouse, y el del jueves, cuando otros dos militares más murieron y otro resultó herido de gravedad en la cercana ciudad de Montauban. Los tres militares eran de ascendencia norafricana. Según informó el diario Le Point, la policía investiga a tres militares franceses de tendencia neonazi por su supuesta implicación en estos ataques.

La campaña para las elecciones presidenciales francesas del mes que viene se suspendió ayer por los asesinatos, y tanto el presidente Nicolas Sarkozy como su rival, el candidato socialista Francois Hollande, viajaron de inmediato a Toulouse para dar sus condolencias. "No podemos ceder ante el terror. El barbarismo, el salvajismo y la crueldad no pueden ganar", señaló el presidente.

A sangre fría. Ayer por la mañana, a las 7.55, un hombre con casco subido a una moto abrió fuego en las puertas del colegio judío Ozar Hatora de Toulouse, y asesinó a un profesor de religión, de 30 años, a sus dos hijos, de tres y seis años, y a otra niña de ocho años, hija del director de la institución, que murió en brazos de su padre.

La escuela está situada en el tranquilo barrio residencial de Roserai, donde se puede ver a los chicos jugando en la calle. El pistolero disparó, en primer lugar, contra un grupo de padres y menores que se encontraban en la puerta de la escuela, que alberga a 200 alumnos. Tras este primer ataque, el sujeto entró en la institución y, según el fiscal, persiguió a los alumnos abriendo fuego. El tiroteo causó heridas a al menos otras cinco personas. Una de ellas, un joven de 17 años, se encuentra en estado grave.

La policía encontró casquillos de bala de dos pistolas diferentes, una del calibre 45 y otra de 9 milímetros. El hombre habría utilizado el arma con calibre 9 milímetros a la entrada del centro. Una vez que esta se encasquilló, el agresor habría sacado otra con la que accedió al interior de la escuela.

La misma moto. Según contó a la emisora France Info la madre de un alumno, el autor de los disparos "llegó en una moto blanca". La investigación apunta a que la moto empleada en el atentado de ayer, una Yamaha T-Max, fue la misma que se usó en los otros dos ataques, y que fue robada antes del primer asesinato de los militares, el 11 de marzo.

Las investigaciones también apuntan a que los casquillos 45 son los mismos que se utilizaron en los atentados contra los soldados paracaidistas, que fueron perpetrados por un hombre con casco que montaba una moto.

El brazo en alto. La hipotética implicación de tres militares neonazis, de la que informa Le Point, se refiere a tres miembros del 17º regimiento de Ingenieros paracaidistas de Montauban. En 2008 la prensa francesa publicó unas fotos en las que aparecían haciendo el saludo nazi ante una svástica. Según Le Point, el perfil de los tres soldados se asemeja al que se supone ha cometido los tiroteos en Toulouse y Montauban: musculoso, tatuado y vestido de negro.

Otras fuentes aseguran que, tras el segundo ataque a los soldados, el agresor dejó en el suelo un cargador libre de huellas digitales, lo que indica que el asesino sería un profesional que conoce sobre la manipulación de armas.

La fiscalía antiterrorista abrió ayer una investigación por los tres sucesos, el ataque contra la escuela y los asesinatos de los militares. Según señaló el fiscal, François Molins, su departamento ha asumido las competencias de los hechos "calificados como asesinato e intento de asesinato en relación con una trama terrorista".

"Un acto nefasto". Anoche, en un mensaje televisado, Nicolas Sarkozy afirmó que el hombre que perpetró los asesinatos en la escuela judía fue también el autor del asesinato de tres soldados la semana pasada y aparentemente actuó impulsado por un sentimiento racista.

"Sabemos que es la misma persona y la misma arma la que mató a los soldados, los niños y el maestro", declaró el presidente, agregando que se había elevado el nivel de alerta terrorista en Francia. "Este acto es nefasto y no puede quedar impune", aseveró. El mandatario dijo que suspendería sus actos de campaña hasta mañana.

Por su parte, el ministro del Interior, Claude Gueant, ordenó reforzar la seguridad en torno a todos los edificios religiosos de Francia, que tiene la comunidad judía más grande de Europa, con 700.000 miembros.

La Casa Blanca condenó en "los términos más firmes" el ataque en Francia, al que calificó de "vergonzoso" y "gratuito". La Unión Europea dijo que el hecho fue un "crimen odioso", mientras el Vaticano manifestó su "profunda indignación y desconcierto".

Se cree que el ataque de ayer fue el primero dirigido particularmente contra judíos desde la masacre de Rue des Rosiers, en 1982, cuando seis personas murieron en una balacera en un restaurante del cuarto distrito, el barrio judío más famoso de París.

Antisemitismo

El tiroteo ante una escuela judía en Toulouse podría haber estado motivado por un sentimiento antisemita, dijo ayer el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. “Es demasiado pronto para decir cuál es el fondo preciso de este acto, pero pienso que no podemos descartar un fuerte componente de antisemitismo”, expresó en un comunicado. “Estoy seguro de que el gobierno de Francia hará lo imposible para encontrar al asesino”, añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario