Edición Impresa

Conflicto en Arroyo Seco por una norma que prohíbe el tránsito pesado en las calles

Los transportistas, o al menos algunos de ellos, protestan porque dicen que la norma los convierte en clientes cautivos de playas de estacionamiento privadas que les imponen fuertes tarifas

Domingo 21 de Diciembre de 2014

La plena puesta en vigencia de una ordenanza que impide la circulación y estacionamiento del tránsito pesado en el ejido urbano de Arroyo Seco puso en pie de guerra a los camioneros, quienes esta semana hicieron visible su descontento frente a un municipio que no está dispuesto a volver atrás y asegura que la disposición goza de gran popularidad en la ciudad.

Los transportistas, o al menos algunos de ellos, protestan porque dicen que la norma los convierte en clientes cautivos de playas de estacionamiento privadas que les imponen fuertes tarifas, piden que se suspenda por un año la ordenanza y exigen que el municipio construya un playón público para estacionar sin costo.

Desde la Intendencia recuerdan que los camioneros tuvieron más de un año para buscar alternativas, señalan que el municipio encaró un ambicioso proyecto de pavimentación que no puede arruinarse con la circulación de camiones, y revelan que la prioridad a la hora de buscar tierras está puesta en la reubicación de las familias que viven sobre la futura traza del ramal Rosario-Retiro, no en los grandes acoplados.

El conflicto tiene final abierto, pero a decir del intendente Darío Gres, "el 95 por ciento de los habitantes quiere que el tránsito pesado se retire de las calles de Arroyo Seco".

Protesta. El viernes pasado, un nutrido grupo de camioneros se concentró frente a la Municipalidad para pedir que se suspendiera la aplicación de la ordenanza que aplica fuertes multas a los camiones que ingresan y estacionan con sus acoplados en el ejido urbano.

Los transportistas se concentraron a las 6 de la mañana en distintos puntos de la ciudad y marcharon hacia la casa de gobierno. Los vehículos fueron estacionados en las inmediaciones de la sede municipal, en Belgrano y 9 de Julio, lo que obligó a interrumpir el tránsito en la zona.

Los manifestantes fueron recibidos por el secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio, Ricardo Mansilla, pero la intención era hablar con el intendente de la ciudad, Darío Gres, quien en ese momento estaba ausente de Arroyo.

Los camioneros aseguraron que vienen sosteniendo este reclamo desde hace meses, y piden contar con una playa de estacionamiento municipal que les permita cumplir con la ordenanza, tal cual lo consignó el medio digital Arroyo Diario.

La ordenanza fue aprobada en julio de 2013 con un año de prórroga y varias postergaciones más que, a decir de los camioneros, no alcanzaron para que el Ejecutivo brindara una alternativa, publica el mismo medio.

Los transportistas se trasladaron al Concejo Municipal, donde fueron atendidos por un grupo de concejales. Allí entregaron un petitorio, al que agregaron sus firmas los concejales Miguel Angel Coradini, Gabriel Olivé, Nizar Esper y Carlos Sánchez. El documento pide que se revalúe a la actual ordenanza, y solicita que se convoque a una sesión extraordinaria "proponiendo como alternativa la suspensión de la vigencia de la norma por el plazo de un año".

"Los políticos se están echando la culpa entre ellos y no tenemos una solución. Hay que modificar la ordenanza. Entendemos que los camiones pueden molestar, no estamos en desacuerdo con que se regule eso, pero no los dejaríamos en nuestras casas si tuviéramos una playa donde estacionarlos", se escuchó decir entre los manifestantes apostados frente al municipio. "Así como está planteado, esto es un negocio para un privado que tiene una playa y nos cobra una barbaridad", repitió otro.

La protesta tuvo un fuerte rebote mediático que trascendió las fronteras de la ciudad y permitió visibilizar el reclamo en toda la región.

Otras prioridades. Consultado al respecto, el intendente Gres aclaró a LaEN_SPACECapital que "no hay una sola playa de estacionamiento para camiones, sino por lo menos tres". Pero fue más allá al recordar que "cuando se aprobó la ordenanza, se les dio a los transportistas un año para que buscaran alternativas, modos de asociación; podrían haber formado una cooperativa, establecer acuerdos más ventajosos con los dueños de las playas existentes, y hasta gestionar el apoyo del sindicato que los agrupa para buscar soluciones".

Gres recordó que la ordenanza era al principio muy dura, e impedía directamente el ingreso de los vehículos de gran porte con o sin acoplados. "Le hicimos modificaciones para que pudieran ingresar los chasis o los llamados tractores, que pueden permanecer 48 horas. Y dejamos firme la obligación de buscar otro lugar para los acoplados", contó. E insistió con que la norma les dio a los camioneros un año de prórroga que venció en julio, luego se les otorgaron tres meses más, y en noviembre "las actas fueron sólo de apercibimiento, sin cobrarles multa. No hicieron nada por solucionarlo. Ahora, como la ordenanza está en vigencia, vienen al municipio a que les solucionemos sus problemas".

Con respecto a la playa municipal, el mandatario explicó que el municipio trabaja en la erradicación de las familias que viven sobre la traza del futuro ramal ferroviario Rosario-Retiro. "Esa es nuestra prioridad, y la búsqueda de terrenos está orientada a esa política", aclaró.

Y para rematar, recordó que el municipio realizó un relevamiento entre la población, cuyos resultados arrojaron que "el 95,5 por ciento de los vecinos está en contra del estacionamiento y la circulación de camiones. Después de tantos años en que la gente le exigió a la clase política que resuelva el problema, y con el plan de pavimentación que hemos encarado, no podemos seguir permitiendo que nos rompan las calles ni dejarnos amedrentar por protestas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario