Edición Impresa

Confirmaron el procesamiento de un sicario

La Cámara Penal confirmó el procesamiento de un hombre que en 2012 intentó asesinar al abogado Alberto Tortajada en el hall del edificio donde tiene su oficina, frente a los Tribunales provinciales.

Miércoles 01 de Abril de 2015

La Cámara Penal confirmó el procesamiento de un hombre que en 2012 intentó asesinar al abogado Alberto Tortajada en el hall del edificio donde tiene su oficina, frente a los Tribunales provinciales. Así, Pablo Andrés Peralta, de 35 años, quedó a un paso del juicio en una de las varias causas por las que está detenido, teniendo en cuenta que también está procesado por amenazas a un médico en su consultorio de 3 de Febrero al 1000 y por otro hecho ocurrido, precisamente, cuando salió de allí: el homicidio de un policía que intentó detenerlo.

El primero de los hechos que se le atribuye actualmente a Peralta ocurrió el 7 de septiembre de 2012 cuando llegó a la puerta del edificio de Montevideo al 2000 donde Tortajada tiene su oficina simulando ser un posible cliente. En el palier, y cuando le dio la espalda a Peralta para abrir el ascensor, el abogado recibió al menos tres disparos calibre 22 efectuados desde la puerta de calle, a escasos metros, y pudo escuchar cómo el acusado disparó hasta vaciar el cargador.

En rueda de personas, Peralta fue reconocido por Tortajada. Además se constató mediante cámaras de vigilancia de Tribunales que por esos días había merodeado la zona.

Procesado y apelado. En virtud de los elementos colectados, la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas —a cargo de otro caso en el que estaba procesado, lo cual hizo que se acumulara esta causa en su juzgado— lo procesó como posible autor de homicidio en grado de tentativa.

El fallo fue apelado por la defensa de Peralta argumentando que éste sólo estaba sospechado y no había sido indagado, además de cuestionar lo que consideró como escasas pruebas en su contra. En ese sentido, pidió que se revocara la resolución de Rodenas o, en todo caso, que fuera acusado por lesiones graves y no por tentativa de homicidio.

Por el contrario, cuando fiscales y querellantes apelaron pidieron elevar la calificación del delito añadiendo como agravante que el ataque fue realizado a cambio de una promesa remuneratoria.

En ese contexto, la Sala Nº 4 de la Cámara Penal resolvió confirmar el fallo. Los jueces Carlos Carbone, Daniel Acosta y Guillermo Llaudet Maza consideraron que la tentativa de homicidio requiere una planificación que va más allá de la intención de asesinar y que los disparos realizados a Tortajada fueron idóneos para causarle la muerte. Además valoraron que la víctima había visto a Peralta en la puerta del edificio con anterioridad al hecho y luego lo reconoció como quien le disparó.

No obstante, no avalaron la teoría de la promesa remuneratoria sobre la que no hallaron suficientes pruebas.

Las otras causas. Peralta también está procesado por haber disparado contra la casa del médico Omar Ulloa en enero de 2013, un mes antes de presentarse en el consultorio céntrico de éste profesional y amenazarlo para que no abriera una sucursal de una cadena de farmacias de la que es propietario. En ese caso se lo acusa de haber golpeado a la víctima, junto con Hernán Matías Núñez, y de robarle dos teléfonos celulares.

Pero además se le imputó un hecho más grave ocurrido a la salida del consultorio cuando el policía Carlos Alberto Dolce, que custodiaba la cuadra de 3 de Febrero al 1000, intentó detenerlos y fue asesinado a tiros. En este caso Rodenas procesó a Peralta y a Núñez por robo calificado, amenazas coactivas calificadas, homicidio criminis causa y portación ilegal de arma, acusaciones que —salvo lo referido al crimen del policía— también alcanzó a los farmaceúticos José Antonio Iborra y su hijo Juan Pablo como presuntos instigadores de los ataques contra Ulloa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario