Edición Impresa

Confirman prisión preventiva a un suboficial por el crimen de un joven

Es por el homicidio de Marcelo Lares, asesinado en junio de 2013 en un hecho confuso cuando era perseguido por dos uniformados en el barrio Empalme Graneros.

Miércoles 10 de Diciembre de 2014

Uno de los policías involucrados en la muerte de Marcelo Gustavo Lares, el joven de 20 años que recibió un tiro por la espalda un año y medio atrás en el barrio Empalme Graneros, continuará detenido por decisión de una camarista penal que confirmó la prisión preventiva dictada por una jueza de Instrucción. En una audiencia pública realizada ayer en los Tribunales provinciales, la magistrada Carina Lurati resolvió rechazar el pedido del abogado defensor del suboficial mayor Raúl Eduardo A., quien había solicitado la prisión domiciliaria de su cliente. En el marco de la causa hay otro efectivo implicado que sí goza del arresto domiciliario.
  El caso investigado por la jueza Mónica Lamperti alude al homicidio ocurrido el 6 de junio de 2013. La situación se inició con el allanamiento a una casa de Olavarría al 1200 bis, en Empalme Graneros, donde se buscaba al hermano del joven que resultaría abatido. Pese a que contra él no pesaba ningún pedido de captura, cuando la policía llegó a su casa Marcelo se escurrió por el fondo lo que dio origen a una persecución de la que participaron tres policías del destacamento 23º.
  Dos de ellos lo siguieron hasta la orilla del arroyo Ludueña. El suboficial mayor Raúl A., quien está acusado de homicidio calificado, aceptó en su momento haber disparado “tres balazos al aire” luego de darle la voz de alto al joven que huía. Sin embargo, uno de los proyectiles le atravesó la nuca al muchacho, que cayó al agua sin vida. El cabo Abel R., en tanto, afirmó al ser indagado que sólo hizo un disparo al suelo.

En defensa propia. Los policías sostuvieron que persiguieron a Lares y abrieron fuego de modo legítimo en virtud de que el joven les hizo frente disparando un arma. En el sumario, incluso, consta que dos bomberos encontraron un revólver 22 largo marca Bersa debajo del cadáver en el lecho del arroyo. En el mismo acta un testigo del procedimiento señaló que al retirar el cuerpo vio que el mismo tenía enganchada en la cintura, en la parte de atrás del pantalón, un arma que “según los policías presentes estaba cargada pero no había sido disparada”.
  En la audiencia de apelación el defensor de Raúl A., el abogado Horacio Corbacho, planteó que en la causa hay dos imputados “en igualdad de condiciones”. “Al otro acusado se le concedió la sustitución de la prisión preventiva y no así a mi defendido”, señaló el letrado. Corbacho afirmó que, cuando fueron indagados, su cliente y Abel R. aceptaron haber disparado y por lo tanto “no se sabe con precisión de qué arma salió el disparo que impactó en la víctima”.
  También sostuvo que la prisión domiciliaria requerida para su cliente no puede obstaculizar la producción de pruebas y el proceso judicial. “En este caso hay cuestiones políticas de por medio”, se animó a afirmar Corbacho.

Delito gravísimo. A su turno, la fiscal de Cámaras María Eugenia Irribarren señaló que los dichos de los policías “son contradictorios”. Raúl A. está imputado de homicidio calificado. “Es un delito gravísimo. Está contemplado en el inciso 9 del artículo 80 del Código Penal y la pena máxima es la prisión perpetua”, afirmó la fiscal. Esta figura penal hace referencia al homicidio que comete un efectivo de las fuerzas de seguridad abusando de su función o cargo.
  En su momento, el fiscal Luis Schiappa Pietra remarcó la contradicción entre los policías porque sospecha que el revólver pudo haber sido plantado bajo el cadáver. “¿El arma estaba entonces en el fondo del arroyo o en la cintura de Lares?”, se preguntó. Y además expuso que dos testigos (los hermanos Angel A. y Abel A.) habían declarado que el joven corría asustado y sin arma de fuego.
  Para la jueza no parece quedar clara esta circunstancia por lo que ordenó una nueva pericia que defina si el arma tenía aptitud de disparo o no y si la misma fue consecuencia de haber caído al agua o era anterior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario