Edición Impresa

Confirman la prisión perpetua a represores

La Justicia rechazó un último recurso de cinco condenados. El fallo afecta el debate por la matrícula de abogado de Juan Amelong.

Viernes 25 de Abril de 2014

La Cámara de Casación Penal dejó firme la condena a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura, dictada contra cinco represores juzgados en Rosario en la causa Guerrieri I.

La Sala III de la Cámara de Casación, integrada Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Mariano Borinsky, rechazó un recurso presentado por las defensas de los cinco condenados para que el caso fuera revisado por la Corte Suprema de Justicia. "Lo único que les queda es un recurso de queja ante la Corte Suprema, pero éste no tiene efectos suspensivos, es decir que técnicamente la condena queda firme", aseguró ayer el abogado de la agrupación Hijos-Rosario, Alvaro Baella. Según explicó, "es el primero de los juicios por delitos de lesa humanidad realizados en la jurisdicción de Rosario cuyas condenas quedan firmes".

Los cinco condenados en la causa, cuya sentencia fue dictada por el Tribunal Oral Federal 1 en abril de 2010, son los ex integrantes del Destacamento de Inteligencia 121 Oscar Pascual Guerrieri, Juan Daniel Amelong, Eduardo Costanzo, Jorge Fariña y Walter Pagano.

Los defensores habían apelado la sentencia de primera instancia ante la Cámara de Casación Penal, que el 5 de diciembre pasado confirmó las condenas. Luego, los sentenciados habían pedido a Casación llegar hasta la Corte Suprema con el reclamo de que sean revisadas sus condenas a prisión perpetua, pero ahora esa solicitud les fue denegada por la Sala III de la Cámara.

Así, según explicó el abogado Baella, técnicamente quedaron firmes las condenas a las penas de prisión perpetua e inhabilitación absoluta dictadas a los represores.

Matrícula polémica. Este fallo tendrá también impacto directo en el debate sobre la matrícula de abogado de Amelong, el cual, según Baella, "devino abstracto" y por lo tanto "ya no hay excusas para cancelársela".

En agosto de 2011, el Colegio de Abogados de Rosario decidió excluir de la matrícula profesional a Amelong; pero en diciembre de 2011, la Cámara de Apelaciones levantó la suspensión; y finalmente en octubre del año pasado, la Corte provincial resolvió permitirle a Amelong ejercer como abogado. El argumento central de los fallos favorables a Amelong era que la sentencia por crímenes de lesa humanidad aún no estaba firme.

"Queremos destacar la discusión que vino dando el Colegio de Abogados de Rosario en relación a este tema. Mientras esta institución continúa dando el debate, ahora ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se da a conocer este fallo que resulta inapelable para quienes se opusieron a la cancelación de la matrícula de Amelong", añadió Baella. En ese sentido, el letrado planteó que "ante esta resolución de Casación, el Colegio de Abogados le debería quitar definitivamente la matrícula".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario