Edición Impresa

Confirman condena a 10 años por un homicidio pasional

La Sala II de la Cámara Penal ratificó la sentencia contra Fernando Arce por matar a Pedro Gómez, en 2011, en el Fonavi de Mendoza y Donado.

Domingo 09 de Noviembre de 2014

El 7 de enero de 2011 Pedro Mauricio Gómez murió en un departamento del Fonavi de Mendoza y Donado. "El Pela", como lo conocían en el barrio, era vértice de un triángulo amoroso del que participaban Patricia C., de 33 años, y Fernando Martín Arce, de 35 y ex concubino de la mujer. Los vecinos conocieron el hecho como "un asunto de polleras" en el cual El Pela terminó con un cuchilla hundida en el pecho. La Justicia, una vez probado el crimen, condenó a Arce a 10 años de prisión y pese a que la querella, a cargo de Rafael Montelar, pidió una pena mayor, la Sala II de la Cámara de Apelaciones ratificó la pena.

La historia de Patricia, Arce y Gómez había comenzado cuatro años antes, según contó Jimena Gómez, hermana de la víctima. Patricia, que era madre de dos hijos nacidos de su relación con Arce, estaba distanciada de su pareja. Entonces conoció a Pedro, quien conducía un remís al servicio de una empresa a la que ella llamaba asiduamente.

A pesar de estar distanciados, la relación entre Arce y Patricia seguía siendo conflictiva. Y en ese marco entró a jugar El Pela, quien la contuvo y se enamoró de ella. "Cuando Patricia se peleaba con Arce, lo buscaba a Pedro. Ella jugaba a dos puntas", dijo en su momento la hermana del asesinado. Por eso los dos hombres vivían enfrentados. "Arce es un tipo bajito y morochito. Buena persona. El otro (Gómez) era alto, flaco y atlético. Cada vez que se agarraban, el que más cobraba era Arce, y se ve que se cansó de que lo cargaran", indicó una familiar de Patricia la tarde del homicidio.

Encuentro fatal. Aquel día la casa de Patricia había sido escenario de un robo. Cuando Pedro se enteró fue a lo de su novia y se topó con Arce. "Se agarraron a trompadas en la puerta y ahí el marido de ella le dio el puntazo a mi hijo", dijo Mabel, la madre de El Pela. Lo cierto es que Gómez recibió una herida de unos 20 centímetros de longitud desde el brazo izquierdo y por debajo de la tetilla hasta el centro del pecho.

Arce estuvo prófugo y finalmente se entregó en Tribunales tras peregrinar 17 días por la zona oeste de Rosario y de Roldán. En su casa se incautaron elementos ligados a la secuencia previa al crimen.

En diciembre de 2012 la misma Mabel, con apoyo de sus vecinos del Fonavi de Mendoza y Donado, cortaron el tránsito y denunciaron que el asesino de su hijo tomaba mate en la puerta del departamento donde mataron a Pedro y en el que vivía con Patricia. "Yo lo vi. Fui a la casa de ella y él se escapó. Lo fuimos a buscar a la alcaidía de Jefatura, donde tenía que estar detenido, y lo vi vestido igual que al mediodía", dijo la mujer. Esa denuncia provocó el traslado de Arce a Piñero.

El abogado de la familia de Gómez, Rafael Montelar, pidió a la Cámara Penal que se considerara la figura de homicidio por alevosía, pero finalmente se decidió no innovar lo dictaminado en su momento y Arce pasará los próximos años preso hasta cumplir la sentencia de una década. Los vecinos cuentan que Patricia , que tenía tatuado el nombre de El Pela en un brazo, borró su tatuaje y ahora tiene otro nombre en su piel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario