Edición Impresa

Condenaron a la agente que mató a un joven con su auto en San Lorenzo

Raquel Murúa atropelló a Mario Secondino en el intercambiador de la ruta 11. La Justicia le dio en segunda instancia tres años de prisión efectiva y la inhabilitó para conducir por ocho años.

Domingo 03 de Noviembre de 2013

"Le prometí a mi hijo que reclamaría justicia para él, lo hice desde el mismo día en que lo enterramos". Así se expresó esta semana Marisa Medina, la mamá de Mario Secondino, el joven que falleció, a los 17 años, cuando iba a trabajar en su moto y fue atropellado por una mujer policía que conducía de contramano con su auto. El hecho ocurrió en el intercambiador de la ruta 11 en San Lorenzo en la mañana del 5 de noviembre de 2008. Ahora, cinco años después, la Justicia condenó a la agente Mercedes Raquel Murúa a tres años de prisión efectiva por homicidio culposo en accidente de tránsito, y la inhabilitó para conducir por ocho años. El hecho es poco frecuente, y lo novedoso es que se condiciona a la mujer a hacer un tratamiento psicológico; de lo contrario, a los dos años no podrá acceder a la libertad condicional.

El fallo que ratifica la condena fue firmado por Rubé Darío Jukic, Alfredo Ivaldi Artacho y Daniel Acosta, de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo Penal.

"Fueron cinco años de lucha, de reclamos y marchas, siempre dije que había testigos que habían dicho cosas falsas y que hubo policías involucrados para tapar la verdad. Ahora la Justicia se expidió", reflexionó dolorida Marisa.

El abogado de la familia, Gustavo Posner, destacó que es una curiosidad en esta sentencia el hecho de que a la prisión efectiva de tres años se agregue que la detenida deba hacer un tratamiento psicológico para tener la posibilidad de obtener a los dos tercios de su condena la libertad condicional. Asimismo, el profesional señaló que se resolvió que "se someta a procesamiento a los policías que modificaron la escena del accidente y de los que realizaron un falso testimonio".

Protestas y reclamos. La familia de Secondino está integrada por Marisa, su marido Ramón —que se encuentra desde hace unos meses sin trabajo— y tres hijos: dos mujeres de 21 y 24 años, y un chico de siete años, que es discapacitado. En todos estos años los amigos y familiares participaron de protestas ante Tribunales y realizaron cientos de gestiones buscando que se arribe a un fallo justo. Desde un principio reclamaron justicia, y denunciaron que se intentó desvirtuar la investigación y hasta hubo amenazas a testigos.

Inicialmente la causa recaló en el juzgado correccional de San Lorenzo, a cargo de Juan José Tutau. Murúa fue procesada por dolo eventual, pero en 2012 el juez Carlos Carbone, al término de un juicio en primera instancia, la condenó por homicidio culposo en accidente de tránsito, ya que evaluó que cometió una imprudencia, pero no tuvo intención de matar. Luego la causa fue apelada.

Las pruebas fueron contundentes, y además de los testimonios que indicaron que el Peugeot 205 rojo conducido por Murúa circulaba de contramano, por un carril separado por una pared, también apareció un video de una cámara de seguridad de una cerealera que puso al descubierto la mecánica del choque.

Circunstancias aclaradas. "El fallo no nos convence, pero por lo menos se aclaran las circunstancias. Esperábamos una condena mayor", dijo Marisa, quien deseó que el fallo sirva para que "no queden casos impunes como el del joven Sebastíán Pira, que atropelló y mató a dos chicas en Rosario".

La madre del joven dijo, tras el fallo que condena a tres años de prisión efectiva a la agente Murúa, que "ojalá que no tenga privilegios por ser policía, es de esperar que se cumpla lo que se juzgó".

La prisión efectiva no suele ser lo más común en este tipo de hechos, y Posner, como abogado de la familia, ratificó que, aunque no está conforme con el fallo por los años de condena, es bueno que haya salido la sanción.

El letrado hizo hincapié también en el hecho de que Murúa "llegado el momento de haber cumplido las dos cuartas partes de su condena efectiva, y si decide pedir su libertad condicional, deberá recibir tratamiento psicológico, porque de lo contrario tendrá que cumplir íntegramente su condena".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS