Edición Impresa

Condenan a un chofer por un siniestro con cuatro muertos en la autopista a Córdoba

El conductor manejaba un minibús con pasajeros en la autopista y atropelló a un camión por detrás a la altura de Carcarañá. La Justicia lo encontró responsable del choque. 

Sábado 16 de Noviembre de 2013

El juez en lo Correccional del Distrito Judicial Nº 6 de Cañada de Gómez, Jesús Alberto Rizzardi, condenó por homicidio culposo a tres años de prisión de ejecución condicional al chofer de un minibús que transportaba pasajeros, por un accidente ocurrido seis años atrás en la autopista Rosario-Córdoba a la altura de Carcarañá, y en el que fallecieron cuatro personas. El magistrado le impuso además ocho años de inhabilitación efectiva para conducir.

La condena fue dictada a Jesús Julián Vanni, quien iba al mando de la unidad de la firma Craver´s Tours, una empresa que hace el trayecto entre Cañada de Gómez y Rosario. El choque, ocurrido el 14 de agosto de 2007, fue contra un camión que circulaba en igual sentido, de este a oeste, hacia la localidad de Salsipuedes, con un semirremolque jaula vacío. Lo conducía Juan Carlos Rodríguez. quien iba acompañado por su esposa y su hija de 8 años.

El minibús embistió la parte trasera del camión, dio varios tumbos y culminó en la zanja central de la doble traza. Las víctimas fatales fueron Alicia Bazán, de 69 años; Claudio Capucci, de 39; Romina Longo, de 19, y Zulma Schaer, de 66.

No tomó distancia. Rizzardi dictaminó que por parte del minibús hubo un intento de adelantamiento para sobrepasar al camión, pero que el chofer no tomó una distancia prudente y por eso hubo una colisión. Basó esta conclusión en la frenada tomada en la pericial. "El adelantamiento imponía tomar una distancia prudente y viajar a una velocidad moderada que implicara el dominio en todo momento del vehículo para evitar situaciones azarosas", argumentó el juez, tras indicar que el chofer del camión manifestó que viajaba a 80 kilómetros por hora y observó un minibús que estaba pasando por el carril rápido.

El punto de contacto entre ambos rodados se produjo en la rueda delantera derecha del minibús y la izquierda trasera del camión. La pérdida de dominio de Vanni se debió al reventón de un neumático de la unidad que conducía. Fue crucial el aporte del perito oficial, quien dio cuenta de que el inicio de la huella de caucho se proyectó de manera oblicua en unos 40 metros, pero el recorrido total fue de 80 metros.

"En el lugar informado por el perito no se verificaron rastros que dieran cuenta de la pérdida de acrílicos, plásticos o trozos de autopartes", dijo el juez Rizzardi. Y tomando en cuenta las declaraciones volcadas en el sumario y las huellas de las frenadas (80 metros), que el minibús viajaba a una velocidad aproximada de 127 kilómetros por hora.

Vanni alegó en su declaración que el camión se le encimó y lo encerró, por lo que lo único que atinó a hacer fue agarrar fuerte el volante. Pero la Justicia lo encontró responsable del siniestro. La investigación judicial estuvo a cargo del Juzgado en lo Correccional Nº 12 de San Lorenzo, con participación de fiscal Miriam Magniesi.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS