Edición Impresa

Condenan al chofer que conducía el micro en la tragedia de Ecos

La Justicia le dio dos años y seis meses de prisión en suspenso por homicidio culposo y lesiones culposas. No irá a la cárcel, pero deberá hacer tareas comunitarias. Es el tercer fallo en la misma causa. El accidente fue el 8 de octubre de 2006.  

Miércoles 31 de Julio de 2013

La Justicia de Santa Fe condenó a dos años de prisión en suspenso e inhabilitación para conducir por cinco años a Oscar Atamañuk, el chofer del micro en el que murieron nueve alumnos y una docente del colegio Ecos cuando chocó contra un camión en 2006, en el norte santafesino. El hombre, que manejaba el micro cuando los jóvenes del colegio de Villa Crespo, Buenos Aires, volvían de una actividad solidaria en Chaco, fue hallado responsable del delito de "homicidio culposo y lesiones culposas en concurso ideal" pero no irá a la cárcel y deberá realizar tareas comunitarias.

Tras una serie de vaivenes en el trámite de la causa y a casi siete años de ocurrida la denominada "Tragedia de Ecos", la Justicia falló por tercera vez sobre el caso y así cerró una nueva etapa que podrá ser apelada nuevamente, por tratarse de una sentencia de primera instancia.

A tres años de ocurrido el accidente el juez de Instrucción Penal de Reconquista Jorge Galbusera, dictó sentencia en el trámite iniciado contra el conductor del colectivo, a quien absolvió. Sin embargo la Cámara de Apelaciones de Vera revocó el fallo y el expediente volvió a primera instancia. De este modo, la causa pasó al juez Virgilio Palud, quien dictó una sentencia contra Atamañuk en la que lo condenó a tres años de prisión efectiva. Esa decisión resultó anulada por un error cometido por el juez, quien no indagó al imputado, por lo cual la medida fue recurrida.

Finalmente, la causa regresó una vez más a primera instancia y recayó nuevamente en el Juzgado de Reconquista, cuyo subrogante, el juez de menores Jorge Fernández, dictó el lunes último una condena de dos años y seis meses de prisión más cinco de inhabilitación para conducir.

Esa larga espera. "Era lo que estábamos buscando, que quede inhabilitado", dijo Augusto Lasalvia, padre de Justine, una de las víctimas. "Lo más importante es que esto deje una mirada social para que las cosas no queden impunes", agregó. Respecto de Atamañuk, señaló que quedó confirmado que "tiene parte de la responsabilidad" en el siniestro.

Lasalvia, junto a otros padres, forma parte de "Conduciendo a conciencia", la ONG que crearon tras la tragedia para fomentar acciones de conciencia vial, mejorar la seguridad en las rutas e impulsar los controles de alcoholemia.

El hombre se mostró conforme con el fallo de primera instancia, y agregó que en estos casos siempre "las penas son menores". "No hay jurisprudencia para pedir penas mayores", sostuvo. Aclaró además que "en este caso hay múltiples causalidades de por qué ocurrieron las cosas".

Lasalvia destacó que "a partir de este caso está más presente en la agenda la seguridad vial". Sin embargo, advirtió que "al cambio hay que construirlo entre todos y que eso llevará tiempo".

Por su parte, Sergio Levín, papá de Lucas, otra víctima, dijo que el fallo "es un soplo de viento fresco. La condena fue responsabilidad por omisiones, por no preocuparse por la vida humana. El Estado deberá controlar que esta persona por el bien de todos no maneje. Le estoy agradecido a Florencio Randazzo porque él se movió para que la causa continuara".

Carlos Ecker, papá de Federico, un alumno fallecido, tuvo una reacción distinta y lamentó la decisión de los jueces. "Estamos muy desilusionados, no nos dejan creer en la Justicia. Queremos que no maneje más, que no le permitan ni siquiera subirse a una bicicleta".

El accidente. El 8 de octubre de 2006 un ómnibus de la empresa Godoy que transportaba al contingente de alumnos y profesores de la escuela porteña fue embestido por un camión en la ruta 11, a la altura de la localidad de Margarita, al norte de Santa Fe.

Los alumnos del colegio Ecos regresaban de un viaje solidario a Chaco para visitar la escuela rural El Paraisal, que el Ecos apadrina desde 1994, cuando se produjo la tragedia vial, unos 200 kilómetros al norte de la capital de la provincia.

El micro que trasladaba a los alumnos y a directivos del colegio chocó frontalmente contra un camión manejado por un conductor en estado de ebriedad. Por el tremendo impacto, perdieron la vida nueve chicos y una profesora, además del chofer del camión y su acompañante.

El Ministerio de Educación instauró la fecha del 8 de octubre como "Día del Estudiante Voluntario" y la incorporó a la agenda escolar para que en todas las escuelas se realicen actividades alusivas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS