Edición Impresa

Conclusión

Sigue primando la liquidez por encima de todo. Algunos sectores apuntan a una devaluación adicional para llevar el tipo de cambio a cuatro pesos por cada dólar. En tanto, los bonos están muy inestables con precios atractivos, pero con el fantasma de la cesación de pagos por detrás.

Domingo 04 de Enero de 2009

Sigue primando la liquidez por encima de todo. Algunos sectores apuntan a una devaluación adicional para llevar el tipo de cambio a cuatro pesos por cada dólar. En tanto, los bonos están muy inestables con precios atractivos, pero con el fantasma de la cesación de pagos por detrás.

Por su parte, la Bolsa porteña quiere pero no puede, el volumen por ahora no convalida la suba.

La señal que se espera es desde Estados Unidos, en donde Barack Obama debe mover piezas para conocer cómo será la partida.

Lo bueno es que la soja marca un piso en 300 dólares, si la presidente bajara un poquito las retenciones la soja ya estaría en 900 pesos la tonelada y cambiaría el ánimo de la región. Sin embargo, la tozudez pesa por encima de la razón.

Los mercados esperan las señales de Obama una vez que asuma la presidencia de Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario