Edición Impresa

Conciliación obligatoria por los despidos de la aceitera Ricedal

La empresa que se levanta en Chabás había cesanteado a 25 trabajadores, y notificó al Ministerio de Trabajo su decisión de cerrar.

Miércoles 11 de Septiembre de 2013

El Ministerio de Trabajo de la provincia dictó ayer la conciliación obligatoria en el marco del conflicto desatado por el despido de los 25 trabajadores de la planta aceitera que la firma Ricedal Alimentos tiene en Chabás.

La medida sobrevino luego de que firma realizada una presentación en la sede rosarina del organismo para notificar su decisión de cerrar definitivamente la fábrica de aceite de soja, lo que generó sorpresa en el gremio.

Es que los telegramas de despido que recibieron los trabajadores no hacían referencia al cese del establecimiento, sino a dificultades para mantener el sostenimiento de sus actividades a raíz de los altos costos y falta de rentabilidad.

La conciliación obligatoria implica para la empresa dejar sin efecto las cesantías y reincorporar al personal despedido, lo que significará el fin del conflicto.

Por la mañana había fracasado una audiencia en la delegación casildense del Ministerio de Trabajo al no presentarse ningún representante de la empresa. Sólo el gremio acudió con la expectativa de destrabar una situación que, sin embargo, se tornó más crítica.

Tras la conciliación, los despedidos levantaron la medida de fuerza que los tuvo apostados durante dos jornadas frente al establecimiento, sobre la ruta 33. En un clima de malestar e incertidumbre, ayer volvieron a quemar neumáticas e impidieron el ingreso a la fábrica de vehículos y de personal que no había sido despedido.

La acción forzó la inactividad total del establecimiento, donde además de la planta aceitera funcionan un molino de soja y otro de trigo que estuvieron trabajando normalmente hasta antes del conflicto laboral. De respetarse la conciliación hoy la actividad debiera ser normal.

La abogada del Sindicato de Trabajadores Aceiteros de Chabás, Luciana Censi, advirtió que "si el conflicto no se destraba, se ponen en juego las fuentes de trabajo de 25 familias en forma directa y otras tantas que dependen indirectamente de la planta aceitera. De no haber soluciones, se verá seriamente afectado el mercado interno de Chabás. El gremio exigió a la provincia que garantice las fuentes de trabajo de los compañeros", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS