Edición Impresa

Con un gran triunfo, Central despidió un año en el que logró el ascenso y asentarse en primera

Superó con justicia 2 a 1 al Bicho en un partido picante y alcanzó los 26 puntos, lo que le permite elevar la línea de flotación en su aspiración primaria de no sufrir sobresaltos.

Domingo 08 de Diciembre de 2013

Triunfazo canalla ante Argentinos para cerrar el 2013 con una amplia sonrisa. Central superó con justicia 2 a 1 al Bicho en un partido picante y alcanzó los 26 puntos, lo que le permite elevar la línea de flotación en su aspiración primaria de no sufrir sobresaltos en su vuelta a la máxima categoría. Al fin los hinchas auriazules tendrán un fin de año tranquilo, para brindar con optimismo y felicidad. Porque en el primer semestre se consiguió el ascenso y en el segundo tramo, ya en la elite del fútbol argentino, la performance fue más que aceptable. Así el año cerró con saldo ampliamente favorable en Arroyito, siempre sin tirar manteca al techo, pero logrando proyectar un 2014 con buenos augurios. Si hasta se dio el gusto de ganar el clásico.

   Central se quedó con un partido chivísimo. Y aunque se impuso con justicia, hay que decir que al Canalla no le sobró nada y terminó demasiado arrinconado contra Caranta. Lo concreto es que en el balance de los 90 minutos, por las ambiciones y la claridad en los ataques de uno y otro, no hay dudas de que los de Russo hicieron mejor las cosas. Abreu clavó el penal en el ángulo, el inicio del complemento lo empató Boyero y la historia la selló Cachete Acuña, con un toque de una a puro potrero, tras una habilitación enorme de Carrizo.

   Claro que la tarde arrancó fulera en cuanto a juego. “Juguemos al fútbol”, gritó un plateísta del Bicho cuando iban 15’ del primer tiempo, harto de que su equipo le pegue siempre de punta para arriba. Encima a esta altura Central aún no se había despabilado.

   El Bicho dilapidó una clara de Triverio sólo ante Caranta. Y no pasaba mucho más frente a los arcos. Todo cambió en los últimos diez minutos de la etapa. Irrumpieron las emociones, la pimienta y el trámite se pareció más al que debían protagonizar dos equipos que necesitaban cerrar el año con una sonrisa. Empezó la acción.

   A los 35’ Vittor, en su afán de despejar la pelota literalmente cabeceó a Lagos, lo tumbó dentro del área y Maglio sancionó el enorme penal. Lagos quedó desparramado y debió ser reemplazado por Acuña. Se hizo cargo el Loco Abreu y tras repiquetear clavó la pelota en el ángulo izquierdo. Golazo. Antes del descanso Acuña casi estira la ventaja, pero su tiro envenenado se perdió afuera.

   En el complemento picó el Bicho. La defensa auriazul se durmió en la salida y Boyero terminó cara a cara con Caranta. El grandote definió alto y empardó la chapa.

   Un cabezazo de Abreu que le sacó chispas al arco de Migliore antecedió al segundo gol auriazul. Acuña recuperó en su propio campo y abrió para Carrizo. Pachi trasladó y volvió a cruzar la pelota para la entrada franca de Cachete, que se avivó que el arquero local estaba a mitad de camino y definió de primera.

   Central no supo definirlo de contra. Luna cabeceó al travesaño. Por eso terminó apretado contra Caranta, pero los tres puntos viajaron a Rosario.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS